domingo, 17 de mayo de 2009

Unos que vienen otros que se van. Reptiles y anfibios introducidos en Canarias y canarios introducidos en la Península Ibérica

Después de las noticias relacionadas con la serpiente real o de California (Lampropeltis gaetulus) llama la atención la gran cantidad de reptiles y anfibios exóticos que se han citado alguna vez en las Islas (ver el capítulo dedicado a las especies introducidas en el Atlas y Libro Rojo de los anfibios y reptiles de España; http://www.herpetologica.org/documentos/especies_introducidas.pdf). Los ejemplos van desde la Boa constrictor, hasta el cocodrilo cubano, el aligator del Misissipi, y varias especies de iguana. De todos estos animales que puntualmente se encontraron libres en Canarias, muy pocos han logrado crear poblaciones estables, entre ellos destacan la iguana común (Iguana iguana), con poblaciones en la costa al sur de Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas de Gran Canaria; el correcaminos arlequín (Tropidurus plica), lagarto americano asentado en las cercanías de Santa Cruz de La Palma, el galápago americano (Trachemys scripta), y la rana del Sahara (Rana saharica), de la que se conocen poblaciones en Gáldar y Juan Grande, ambas localidades de Gran Canaria.
Mas conocidas por la antiguedad de su introducción son los casos de la rana común (Rana perezi) y la ranita verde o arbórea (Hyla meridionalis), y los casos de las salamanquesas Hemidactylus turcicus y Tarentola mauritanica, este último incluso dudosa.
Lo que no se conce tanto es la existencia de poblaciones de perenquenes canarios en puertos de Galicia o del Cantábrico. El perenquén grancanario (Tarentola boettgeri) viven en varias localidades de Galicia (Ourense, Santiago, Vigo, A Coruña). El perenquén de La Palma y Tenerife(Tarentola delalandii) se ha observado en Oviedo y Gijón. Ambos se exportaron junto a los plátanos canarios, y se calcula que, en el caso del perenquén grancanario, llegan a un almacén de plátanos de Toro en Zamora, hasta 8 ejemplares diarios. Esa existencia de perenquenes canarios en la Península Ibérica puede extenderse a toda ella, pero se percibe con mayor facilidad en el norte peninsular ya que allí carecen de poblaciones autóctonas de salamanquesas.
No hablar pues de las traslocaciones de reptiles de unas islas a otras: lagartos canariones en Fuertventura, gomeros en Tenerife, etc. Un trasiego de individuos que de momento no ha causado graves transtornos a la biodiversidad de este grupo de animales.
Como decía el cantante: "Unos que vienen, otros que se van. ¿La vida sigue igual?" (Las interrogaciones las pongo yo).



La rana común (Rana perezi) está en Canarias, que sepamos, desde el siglo XVI, introducida quizá con los cargamentos de agua que traían los barcos desde sus puertos de origen. Su alimentación carnívora (insectívora mayoritariamente) pudo afectar y afecta a las pblaciones de insectos ligados a los hábitats acuáticos.









El perenquén de Gran Canaria (Tarentola boattgeri), un endemismo grancanario que se encuentra en varios puntos de la Península Ibérica formando poblaciones estables.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad