sábado, 5 de octubre de 2019

Arbutus ×androsterilis, el híbrido entre A. unedo y A. canariensis, localizado en Gran Canaria.

    Ya hemos hablado del híbrido natural entre Arbutus unedo y A. canariensis, Arbutus ×androsterilis (ver http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2017/07/arbutus-xandrosterilis-un-hibrido-entre.html). Se trata de un árbol de carcaterísticas intermedias entre los parentales: tronco escamoso, nunca llega a ser liso, hojas anchas y largas, lustrosas, sin pelos glandulares, flores en inflorescencias colgantes, con muchas flores blancas, pequeñas, que tampoco tienen pelos glandulosos.  Hasta ahora se encontraba sólo citado en Tenerife, limitado a una zona entre el Acebiñal y El Pinar de Las Raíces, en el municipio de El Rosario. La presencia en Gran Canaria era muy complicada, ya que, aunque en esta isla también crecen los parentales, la escasa presencia de ambos hacía muy difícil su hibridación. En los últimos años, tras las múltipes reintroducciones realizadas con el madroño canario la cosa ha cambiado. De momento se ha localizado en cinco localidades: Tamadaba, Cruce de Fontanales, Osorio, Jardín Canario y El Madroñal. En unas ocasiones se trata de ejemplares en jardines, y en otras se localizan entre ejemplares de A. canariensis reintroducidos. 
    La cita de este híbrido se realiza en el artículo, "Novedades y precisiones sobre la distribución de las especies del género Arbutus L. (Ericaceae) en Gran Canaria (Islas Canarias)", publicado en la revista Botánica Complutensis y cuyos autores, Marcos Salas Pascual y Eliseo A. Déniz Suárez, tratan además de la correcta distribución de las especies del género presentes en Gran Canaria (ver en https://revistas.ucm.es/index.php/BOCM/article/view/65891).
    Además de esta primera cita para la flora grancanaria se citan nuevas localidades para Arbutus unedo y se precisan las poblaciones naturales de A. canariensis presentes en Gran Canaria. 
    Es importante pensar en que, si bien el madroño mediterráneo está incluido en el catálogo nacional de especies exóticas invasoras, y por tanto se sabe cuál es su tratamiento legal y qué se puede hacer para disminuir su efecto negativo sobre las poblaciones del madroño canario, el híbrido no está en ningún catálogo ni listado, y su presencia puede ser tan negativa como su parental mediterráneo.
     Esperemos que esto cambie en poco tiempo y que se tomen medidas para evitar la pérdida de diversidad genética en la especie endémica de Canarias.
    
 
 Tronco, hojas y frutos del madroño híbrido, Arbutus ×androsterilis, en el Jardín Botánico Viera y Clavijo de Las Palmas de Gran Canaria.
 Inflorescencia del híbrido. El Madroñal (Santa Brígida).
 
 Frutos, flores y hojas de Arbutus unedo en el Barranco de Los Cernícalos, Telde.

  

Inflorescencia, flores, hojas y tronco de Arbutus canariensis. Este ejemplar crece en el vivero de la Finca de Osorio y se plantó a partir de semillas recogidas en Tamadaba. Durante muchos años fue el ejemplar del que se obtenían los frutos y semillas para producir nuevos inidividuos.
Gigantesco ejemplar de Arbutus unedo. Se encuentra a escasos 200 metros del vivero de la Finca de Osorio donde se encuentra el madroño canario de la foto anterior.



jueves, 26 de septiembre de 2019

Curso nuevo. Problemas viejos. Errores importantes en materiales educativos.

    Desde hace tiempo hemos tratado en este blog el problema de los libros de texto que tratan los temas de biodiversidad y medio ambiente de Canarias (http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2015/10/mas-errores-en-libros-de-texto-sobre-la.html; http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2015/02/especies-exoticas-invasoras-en.html; etc.). Este tema ha seguido siendo objeto de nuestro trabajo, e incluso este mismo verano hemos participado en el 9 Congreso de Biología de la Conservación de Plantas junto a Pedro A. Sosa, Victoria Ojeda Gil y Magdalena Marrero Montlongo con la comunicación: La conservación de la biodiversidad en los libros de texto de la educación secundaria en Canarias. Una conclusión y una propuesta. (ver resumen en  http://congreso.conservacionvegetal.org/wp-content/uploads/2017/01/LIBRO-COMUNICACIONES-FINAL.pdf).
     Pero el problema no está sólo en los libros de texto, ni tan siquiera está limitado a las grandes editoriales peninsulares. La Consejería de Educación crea sus propios materiales y los pone a disposición de los docentes y alumnos de las Islas. Pero desconocemos a quién le encarga este trabajo. Sólo podemos ver el resultado, y realmente deja mucho que desear.
     En la página de recursos digitales, en concreto en los denominados "contenidos canarios" (http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/category/vi-temas/2-contenidos-canarios/), se presentan una serie de infografías sobre los pisos de vegetación de Canarias, una dedicada a todo el Archipiélago, y una para cada una de las siete islas. En cada infografía se presentan una serie de especies vegetales que se consideran características de cada piso de vegetación. Dejando aparte algunos errores de importancia relacionados con la caracterización de estos pisos de vegetación (se indican los siguientes tipos de vegetación: cardonal-tabaibal; termófilo; laurisilva; fayal-brezal; pinar; y alta montaña, situando el fayal-brezal entre la laurisilva y el pinar; se incluyen especies de comunidades azonales, rupícolas, hidrofíticas, entre las características de cada piso; colocan a Echium callithyrsum como caracerístico del fayal-brezal en Gran Canaria, de donde es endémica, pero lo señalan como característica del pinar en toda Canarias; etc.), en lo que atañe a este blog, lo más grave es la presencia de dos especies introducidas entre las características del cardonal-tabaibal: Aloe vera, especie sudafricana, y Opuntia maxima (=O. ficus-indica), invasora de origen americano. Y el hecho es que esta última especie no es la más frecuente en ese piso, sino que sin duda Opuntia dillenii, la tunera india, es más frecuente en tabaibales y cardonales.

Imagen de los pisos de vegetación de Canarias según la infografía  que puede encontrarse en el siguiente enlace: http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/2015/12/15/infografia-pisos-de-vegetacion/
 Obsérvese la situación del fayal-brezal y las zonas de vegetación azonal.

Flora de la alta montaña canaria según la infografía anterior. Son frecuentes los errores ortográficos (Juniperus cedro, por ejemplo).


 Flora característica del pinar canario. Destacan los casos de Echium callithyrsum, planta del monte verde grancanario, e Isoplexis isabelliana, propia del pinar mixto también de Gran Canaria.

 Especies del fayal-brezal. Incluye especies relacionadas con la vegetación azonal, rupícolas como el bejeque (Aeonium canariense) y Davallia canariensis, o hidrofíticas como el sauce o sao canario (Salix canariensis)

 Especies de la laurisilva. Repite los errores indicados en el fayal-brezal. Es curioso que aparece de nuevo el Juniperus cedrus, que finalmente se considera típico de los 4 pisos de vegetación anteriores. Prueba evidente de que se trata de una especie azonal ligada al tipo de sustrato.

 Especies del termófilo. Incluye el cardo borriquero, Carduus tenuifolius, especie nitrófila, ligada a cultivos, caminos, y a ambientes antropizados. Siguen apareciendo especies rupícolas, y el mocán (Visnea mocanera), propia de la laurisilva xérica.

 Para el final lo peor. Flora característica del cardonal-tabaibal. Aparecen especies rupícolas de zonas más altas (termófilo-laurisilva xérica y borde del pinar de Tamadaba, caso de Sventenia bupleuroides), plantas nitrófilas como el cardo borriquero, arbustos también nitrófilos de varios pisos de vegetación, como Echim decaisneis, especies propias del cinturón halófilo-costero, como el perejil de mar, y arbustos hidrofíticos como el tarajal. Pero lo peor es que aparecen la zábila, pita zábila o aloe, el Aloe vera, una planta sudafricana naturalizada en Canarias, y lo que denomina tunera canaria, Opuntia maxima.

     Estas mismas plantas aparecen en otras infografías de la página de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias:
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/2015/05/29/lamina-plantas-y-arbustos-2/
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/files/formidable/IA_tunera.pdf
    Esperemos que los próximos materiales didácticos que se realicen para que los profesores los utilicemos, podamos emplearlos sin crear equívocos y más problemas de los que pretendemos eliminar. Yo de momento no los pienso utilizar.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Los incendios de este verano en Gran Canaria y su efecto sobre las especies invasoras. Un buen momento para el estudio y la reflexión.

    La enorme gravedad de los incendios producidos en Gran Canaria este verano de 2019 va a tener consecuecias en todos los ecosistemas y especies afectadas.
    En esta entrada hablaremos sólo de las especies vegetales, por su mayor afección y por el mayor conocimiento que tenemos de este grupo biológico. Sin duda, las poblaciones de conejos y de otros herbívoros introducidos, también se ha visto afectada, y sobre todo sus zonas de alimentación. La gran mayoría de los animales supervivientes tendrán que descender a cotas inferiores, pero con las primeras lluvias se producirá una importante germinación de herbáceas y de plántulas que servirán de alimento a estos animales, por lo que su efecto sobre la regeneración de matorrales y bosques será, sin duda, muy importante.
    Lo primero que ocurrirá, como pasó en el pinar del sur despues del incendio de 2007, es que los pinares quemados se cubrirán de hierbas nitrófilas, como las que crecen habitualmente en los campos de cultivo o en los bordes de pistas o carreteras. Los cenizos (Chenopodium murale, Chenopodium album), ortiga, cardos (Galactites tomentosa sobre todo), e icluso las amapolas borrachas (Papaver somniferum),  serán muy abundantes, aprovechando el enriquecimiento en sales que produce la ceniza. Pero estas plantas desaparecerán rápidamente cuando los pinos recuperen sus hojas y den sombra al suelo.

Imagen de una zona incendiada en Ariñez (Valleseco-San Mateo). Debajo de los pinos quemados (Pinus insignis), crecen abundantes hierbas nitrófilas y arbustos como Artemisia thuscula
 
 Detalle de la zona anterior, con un estrato herbáceo dominado por Galactites tomentosa, el cardo borriquero.


 Imagen posterior al incendio de las Mesas de Ana López. Bajo el pino canario quemado crece Eschscholzia californica, la amapola de California. esta hierba no es frecuente en la zona, pero apareció en ésta cuando se produjo el incendio.


    Pero si nos centramos en las especies vegetales introducidas e invasoras, perennes el panorama no es mejor.
    Las especies más beneficiadas son, sin duda, Pennisetum setaceum y Arundo donax. Ambas especies son pirófitas reconocidas, y la "limpieza" que ha producido el fuego sobre su parte aérea las favorece. Rebrotarán rápidamente. De hecho hace pocos días aparecía en la prensa local la siguiente noticia: "Los primeros brotes verdes en el paisaje calcinado" (10-9-2019), y se acompañaba de una imagen del rebrote de Arundo donax. Incluso antes de las primeras lluvias de otoño, estas especies rebrotarán y no tendrán competencia para progresar. Especial importancia tendrá este efecto en los bordes del pinar de Tamadaba y Tirma, donde el matorral que compite con Pennisetum setaceum, constituido por tabaibas (Euphorbia regis-jubae) y jaguarzos (Cistus monspeliensis), sí se ve muy afectado por un incendio. Además, la falta de vegetación produce que el suelo se deshaga y exista un importante efecto erosivo que todavía favorece más la presencia del rabo de gato.

 Rebrote de Arundo donax tras el incendio de 2007.

 Aspecto de una ladera de Tirma antes del incendio. Se aprecian los ejemplares de Euphorbia canariensis, una almácigo en el centro de la imagen (Pistacia atlantica) en una matriz de tabaibas y jaguarzos. Los ejemplares de Pennisetum que aparecen en la foto se limitan a las zonas sin vegetación. Cuando el fuego arrasa la vegetación natural, el rabo de gato puede ocupar libremente el territorio.


 Rebrote de Pennisetum setaceum tras su quema.

    Otras especies invasoras que rebrotarán fácilmente son los geófitos y hemicriptófitos, es decir, plantas adaptadas a sobervivir enterradas durante la temporada desfavorable, y a producir sus tallos y hojas cada año. Para ellas un incendio, si no es muy intenso, no produce graves daños y son capaces de rebrotar como lo harían sin este. Entre las especies invasoras de la zona hay varias con estas características: Erigeron karviskianus, que crece en rezumaderos y paredes húmedas, en competencia con importantes especies endémicas, como Hypericum coadunatum, Aichryson porphyrogennetos, Scrophularia calliantha, etc.; Chesmanthes spp., las especies de este género acupan grandes superficies del monte verde y son muy abundantes en todo el Barraco del Andén, El Pinillo, Fontanales,etc.; la trebolina, Oxalis pes-caprae, abundantísima en la parte baja con orientación norte de la zona afectada.

 Erigeron karviskianum

    Rebrotarán también los eucaliptus, Ailanthus altissima, los olmos y chopos, de la zona. Y los pinos alóctonos, Pinus pinea, Pinus insignis, Pinus halepensis, que no resistirán el fuego, pero cuyas semillas sí, y que pueden verse favorecidas por el propio incendio, mejorando su capacidad de germinación.

 Pinus pinea juveniles en Tamadaba, en la zona de Los Pinos Dulces. En ese sector del bosque es frecuente el pino piñonero. Hasta el momento la población de Pinus pinea se ha mantenido permanente, sin apenas progresar en suprficie. Tras el incendio habrá que estudiar si el fuego facilita la progresión de la especie.

    Mucho trabajo, tanto de observación para conocer cómo afectará el incendio a otras especies invasoras, como Ageratina adenophora, Tradescantia fluminensis, Centranthus ruber, como de trabajo de campo, para ver si alguna otra especie hasta ahora sin comportamiento invasor, adquiere esta condición favorecida por el incendio. Habrá que estar atentos.

Acacia saligna (=A. cyanophylla) en Tamadaba, en su vertiente norte, cerca del Cortijo de Sanso. Otra especie de la que se tendrá que estudiar su respuesta al incendio.

sábado, 10 de agosto de 2019

Invasoras por el Mundo: Grecia

    No hay nada mejor para subir nuestra autoestima que ver lo mal que están en otros sitos. En realidad esta costumbre muy arraigada no sirve para nada, e incluso es negativa, ya que hace que nos confiemos, nos relajemos y empeore el problema. Pero es imposible viajar, tener los ojos abiertos y no darse cuenta de que el problema de las especies invasoras es general y existe una muy distinta percepción del mismo.
    En un viaje a Grecia ocurre esto, el problema de las invasiones biológicas le asalta a uno en la calle, en los yacimientos arqueológicos, en los desplazamientos por carretera. Y se nota que el país no está para encargarse adecuadamente de este problema, tiene muchos otros más urgentes que solucionar. Traemos aquí los casos más interesantes con los que nos hemos topado en un corto viaje por el país.
    Entre las plantas que vimos y que están produciendo daños no sólo en los ecosistemas, sino en la agricultura y las propias ciudades, hay muchos nombres que nos son familiares: Nicotiana glauca, Opuntia ficus-indica, Acacia farnesiana, Arundo donax, etc. Pero otras nos son desconocidas en las Islas, y esperemos que siga siendo así. Ordenamos este repaso según los ambientes donde se presentan las diferentes especies encontradas, pero la primera debe ser la que conideramos más problemática: Solanum elaeagnifolium.


    Esta especie de origen americano está extendida por gran parte del mundo, incluída la Península Ibérica, donde se ha encontrado en Aragón, Jaen, y zonas de la costa levantina. Es considerada infestante de cultivos y bordes de carreteras y caminos en el Norte de África. En Grecia la hemos visto en Atenas y la isla de Salamina, en campos de cultivo, como mala hierba, y en zonas antropizadas. Sus necesidades ecológicas son similares a las que se presentan en Canarias, por lo que es una planta a tener muy en cuenta controlando que no se introduzca en las Islas. Su presencia tiene consecuencias económicas muy importantes.

Acrópolis de Atenas. Tanto las ruinas arqueológicas como la propia ciudad son exponentes claros de la acción de las especies invasoras en la ciudad.

Nicotiana glauca trepando por el muro de la acrópolis. Uno de los muchos nombres que recibe esta planta en Canarias, rompemuros, debería advertir a las autoridades la nefasta acción que esta planta realiza. Es frecuente en toda la ciudad y, lamentablemente, en los yacimientos arqueológicos.

Ailanthus altissima, el árbol del paraiso. Muy frecuente en toda la ciudad y también entre los distintos yacimientos. Aquí la vemos en el templo de Asclepio. Sus raices proliferan entre los muros y suelos del yacimiento. Es frecuente ver juveniles y plántulas de este árbol en toda la ciudad.

Acacia farnesiana. Muy frecuente en toda la ciudad, en parques e incluso creciendo en las aceras y calles en mal estado.


El bosque mediterráneo. Dominado por Pinus halepensis, Pistacia lentiscus, Cupressus sempervirens, Juniperus phoenicea, Ceratonia siliqua, etc. En las imagenes, arriba la costa oeste de la isla de Salamina y debajo zonas próximas a Saunio, en el extremo sur de Ática. En estos ambientes, salpicados en la costa por casas, carreteras, son frecuentes las plantas procedentes de jardines mal ordenados.

 Xanthium strumarium, frecuente en las costas antropizadas.
   
Opuntia robusta a los pies del Templo de Poseidón, creciendo sobre este promontorio cubierto por monte mediterráneo (Quercus coccifera, Pistacia lentiscus, etc.)

 Opuntia microdasys, en Salamina. Este gran núcleo crece en un risco próximo a la costa. Probablemente se trate de una dispersión por aves. Crece en la pared rocosa junto a Capparis spinosa, Sedum sediforme y un enorme grupo de especies leñosas típicas de estas formaciones.

 Opuntia ficus-indica. En Grecia hay un movimiento importane para aprovechar las cualidades de esta planta. No suele adentrarse en los ambientes naturales.

 Parkinsonia aculeata, muy frecuente en los bordes de carreteras. Se propaga con gran facilidad a partir de semillas.
 
 Datura innoxia. Como en Canarias, crece en cultivos y jardines poco cuidados.

    Una de los principales focos de la introducción de especies en Grecia es el lamentable tratamiento de los restos de podas y basuras. En las carreteras que surcan las costas de Salamina y Ática es posible ver cada poco trecho, basuras y restos vegetales que pueden ser el origen de múltiples introducciones en el medio.





martes, 23 de julio de 2019

Comportamiento de las gallinas asilvestradas en Osorio (Teror-Gran Canaria)

.
     Para quien no la conozca, la Finca Osorio, en Teror (Gran Canaria) es un espacio incluido en el Parque Rural de Doramas, propiedad del Cabildo de Gran Canaria y que, en la actualidad, está transformándose en uno de los núcleos donde mejor se reunen los conceptos de educación ambiental, regeneración de ecosistemas, paisaje y agricultura tradicional, y no siempre es algo sencillo. En definitiva se trata de un lugar con valores naturales y culturales que deben conservarse. Pero para ello es importante gestionar esta mezcla de plantas y animales relacionadas con la agricultura y ganadería tradicional (castañeros, robles, alcornoques, nispereros, plantas ornamentales, gallinas), con las plantas propias del monte verde que se potencian con repoblaciones (madroños, fayas, laureles, viñátigos, etc.).
    Un ejemplo de esta mixtura, a la que ya hemos dedicado alguna entrada, es el de las gallinas asilvestradas (Gallus gallus). No son gallinas camperas que sean aprovechadas por el agricultor, que también las hay en Osorio, sino gallinas asilvestradas, que viven y se reproducen en medio del monte, y que como mucho, son un motivo de diversión para los niños, y no tan niños, que visitan el entorno.
    Hasta ahora hemos hablado en el blog del efecto negativo que producen sobre el suelo, removiendo la hojarasca y erosionando el mantillo, pero además hemos podido ver varias veces gallinas subidas a los árboles, no sabemos si buscando protección o alimento. Esto último es muy probable ya que las veces que se ha observado este comportamiento siempre ha sido sobre laureles o loros (Laurus novocanariensis), que están cargados de frutos en la actualidad. Es un hecho conocido que las gallinas suelen subirse a los árboles para dormir tranquilas, pero la hora de los avistamientos que se muestran en el vídeo que acompaña a esta entrada, son de actividad normal de estos animales.
    De alguna manera hay que gestionar este problema, primero conocer el impacto real, cuantificarlo, y, si es necesario, poner soluciones. Mientras se hace, no olviden mirar hacia arriba si caminan alguna vez bajo un laurel en su visita a Osorio, pueden llevarse una sorpresa.



Gallinas al atardecer en la Cruz de Tejeda. Se disponen a dormir en las ramas de un viejo castañero.



martes, 16 de julio de 2019

Algas marinas invasoras en Canarias. Un grupo entre la noticia y el desconocimiento

    Desde hace unas semanas en todos los medios de comunicación se ha publicado la noticia sobre un alga asiática que está produciendo grandes problemas en las costas gaditanas, tanto en la pesca como en el turismo, y sin duda en los ecosistemas marinos de la zona. Se trata del alga Rugulopterix okamurae, introducida desde hace algunos años muy probablemente por los cargueros asiáticos, ya sea en el agua de lastre o en sus cascos. No es una recién llegada, se detectó en el Estrecho de Gibraltar en el otoño de 2015,  desde entonces se han producido varias fases de arribazones de grandes cantidades de esta alga, la primera en 2016 en Ceuta (confirmar en José Carlos García-Gómez et al. “Rugulopteryx okamurae (E.Y. Dawson) I.K. hwang, W. J. Lee & H.S. Kim (Dictyotales, ochrophyta), alga exótica “explosiva” en el estrecho de Gibraltar. Observaciones preliminares de su distribución e impacto”. Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños, 49, diciembre 2018. Algeciras. Instituto de Estudios Campogibraltareños, pp. 97-113; http://institutoecg.es/wp-content/uploads/2019/03/Almoraima49-97-114.pdf). Ya en ese momento se pretendía su inclusión en el catálogo nacional de especies exoticas invasoras, cosa que no se ha producido aún.
    Estas oscilaciones en el tamaño de las poblaciones de las algas exóticas parece una constante que ha sido denunciada otras veces y en otras especies, por lo que la gestión de este tipo de invasiones resulta muy complicada (ver http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/site/portalweb/menuitem.30).
    Pero esta espectacularidad ocasional, que salta de vez en vez a los medios de comunicación, no es habitual en Canarias. Quizá por la limpieza diaria de muchas playas y el uso de estas durante todo el año. Aún así, son muy interesantes dos trabajos llevados a cabo en las islas sobre este tema:
* Eduardo Portillo Hahnefeld, 2008, "Arribazones de algas y plantas marinas en Gran Canaria" (https://mdc.ulpgc.es/utils/getfile/collection/MDC/id/85626/filename/123070.pdf). Entre las especies que se citan en este trabajo como principales integrantes de estos arribazones ninguna se considera exótica e invasora, excepto Asparagopsis taxiformis y Caulerpa racemosa, que se señalan como presentes en estos arribazones pero no con mucha importancia.
*Eros Cabrera González, 2016, "Estudio de la exportación de biomasa algal en las costas de Tenerife" (https://riull.ull.es/xmlui/bitstream/handle/915/3119/Estudio+de+la+exportacion+de+biomasa+algal+en+las+costas+de+Tenerife.pdf). En el que no se cita ninguna de las especies exóticas consideradas invasoras.

    En el catálogo de especies exóticas invasoras (https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/especies-exoticas-invasoras/ce-eei-catalogo.aspx), se incluyen 14 especies de algas. En el siguiente cuadro se incluyen estas especies, y se indica si están presentes en Canarias y en qué islas lo están.

Taxon
Ámbito
Presencia en Canarias (según BIOTA)
Acrothamnion preissii

No
Asparagopsis armata

Si. Todas
Asparagopsis taxiformis
Excepto Canarias
Si. Todas
Caulerpa racemosa
Excepto Canarias
Si. Todas. (también C. cylindracea, pero sin datos)
Caulerpa taxifolia

No
Codium fragile

Si. F, L
Didymosphenia geminata

No
Gracilaria vermiculophylla

No
Grateloupia turuturu

Si. T, C
Lophocladia lallemandii

No
Sargassum muticum

No
Stypopodium schimperi

Si. F
Undaria pinnatifida

(está en la base pero no hay datos)
Womersleyella setacea

Si. H, P, G, T, C, L


    Desconocemos por qué Asparagopsis taxiformis y Caulerpa racemosa no están incluidas en el catálogo para Canarias. De todo el listado son sin duda las más abundantes y las únicas que aparecen como tales en artículos científicos dedicados a las islas. De esta última parece haber un pequeño lío taxonómico. La especie invasora es la denominada Caulerpa racemosa forma o variedad  cylindracea, denominada hoy como Caulerpa cylindracea (http://www.algaebase.org/search/species/detail/?species_id=21470). En cambio en el catálogo se mantiene como Caulerpa racemosa. Debería cambiarse este nombre.
    Tampoco sabemos si el resto de algas que sí están catalogadas para las Islas, se comportan como tales en el Archipiélago. Por lo que leemos en la bibliografía existente no parece que alguna pueda crear los problemas que origina el alga asiática con la que iniciamos la entrada.

    En conclusión. 
No está nada claro si todas las algas incluidas en el catálogo son realmente invasoras, lo que es obvio es que faltan algunas importantes, como Rugulopterix okamurae.  
Sus poblaciones son muy fluctuantes, lo que dificulta su gestión y la caracterización de invasoras de algunas de estas algas.
No conocemos la razón de que Asparagopsis taxiformis ni Caulerpa cylindracea no se incluyan como especies invasoras en Canarias, ni si las algas catalogadas se comportan realmente como invasoras en las Islas.
    Nada está claro en este grupo de las algas invasoras en Canarias. Parece más importante preveer las posibles entradas de algas que puedan causar desastrosas consecuencias, que controlar las ya asentadas en nuestros fondos marinos.

 Rocas emergidas durante la bajamar, recubiertas por Caulerpa cylindracea. Esta alga, aunque es psamófila, es decir, crece sobre la arena, compitiendo con los sebadales, puede crecer sobre rocas.
Superficie de la roca anterior. Además de C. cylindracea se observan, entre otros, ejemplares de Asparagospsis.

Tres imágenes de los talos de Caulerpa cylindracea

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad