sábado, 30 de noviembre de 2019

Nueva publicación sobre los géneros Agave y Furcraea en Canarias: muchas novedades y precisiones.

    Acaba de aparecer en la revista Plant Ecology and Evolution, un artículo titulado "A synopsis of feral Agave and Furcraea (Agavaceae, Asparagaceae s. lat.) in the Canary Islands (Spain)", de los autores Filip Verloove, Joachim Thiede, Águedo Marrero Rodríguez, Marcos Salas-Pascual, Jorge Alfredo Reyes-Betancort, Elizabeth Ojeda-Land y Gideon F. Smith. (Plant Ecology and Evolution 152 (3): 470–498, 2019; https://doi.org/10.5091/plecevo.2019.1634).
    Se trata de una revisión de los géneros Agave y Furcraea, las denominadas popularmente piteras, en Canarias. Hasta el momento se habían citado en las Islas 5 especies de Agave y 1 de Furcraea: Agave americana, Agave attenuata, Agave fourcroydes, Agave sisalana, Agave ferox y Furcraea foetida. En este trabajo se eleva el número hasta las 12 especies de Agave y 3 de Furcraea. En el siguiente cuadro se indican las especies presentes en Canarias, su distribución, si representan una novedad para Canarias o para alguna de las Islas del Archipiélago y la categoría de su potencialidad como invasora, según lo expuesto por Blackburn y colaboradores (Blackburn T.M., Pyšek P., Bacher S., Carlton J.T., Duncan R.P., Jarošík V., Wilson J.R.U., Richardson D.M. (2011) A proposed unified framework for biological invasions. Trends in Ecology & Evolution 26(7): 333–339)
A No transportado más allá de los límites del rango nativo
B1 Individuos transportados más allá de los límites del rango nativo, y en cautiverio o cuarentena (es decir, individuos provistos de condiciones adecuadas para ellos, pero existen medidas explícitas de contención)
B2 Individuos transportados más allá de los límites del rango nativo y en cultivo (es decir, individuos provistos de condiciones adecuadas para ellos, pero las medidas explícitas para prevenir la dispersión son, en el mejor de los casos, limitadas)
B3 Individuos transportados más allá de los límites del rango nativo y liberados directamente en un entorno nuevo
C0 Individuos liberados en la naturaleza (es decir, fuera del cautiverio o cultivo) en el lugar donde se introdujeron, pero incapaces de sobrevivir durante un período significativo
C1 Individuos que sobreviven en la naturaleza (es decir, fuera del cautiverio o cultivo) en el lugar donde se introdujeron, sin reproducción
C2 Individuos que sobreviven en la naturaleza en el lugar donde se introdujeron, la reproducción ocurre, pero la población no es autosuficiente
C3 Individuos que sobreviven en la naturaleza en el lugar donde se introducen, se produce la reproducción y la población es autosuficiente
D1 Población autosuficiente en la naturaleza, con individuos que sobreviven a una distancia significativa del punto original de introducción
D2 Población autosuficiente en la naturaleza, con individuos que sobreviven y se reproducen a una distancia significativa del punto original de introducción
E Especies totalmente invasoras, con individuos dispersándose, sobreviviendo y reproduciéndose en múltiples sitios a través de un espectro mayor o menor de hábitats y extensión de ocurrencia

    Hay que indicar que estas categorías no son caractrísticas de cada especie, sino que son las fases en que se ecuentra su introducción en este momento, es decir, una especie puede tener ahora una categoría y dentro de algunos años puede tener otra, y también una especie puede tener diferentes categorías en distintos lugares.


Taxon
Distribución/nuevo para….
Categoría
Agave americana
C, F, G, H, L, P, T
E
A. fourcroydes
C, F, G, L, P, T
E
A. sisalana
C, F, L, P, T
E
A. angustifolia
C, F, T/nuevo para Canarias
C3
A. attenuata
C, F, P, T/nuevo para Tenerife
C1
A. franzosinii
C/nuevo para Canarias
C2
A. lechuguilla
C/nuevo para Canarias
C1
A. macroacantha
F, P/nuevo para Canarias
C1
A. murpheyi
C/nuevo para Canarias
C3
A. salmiana
C, T/var. salmiana nuevo para Canarias, var. ferox nuevo para Tenerife
C3
A. aff. tequilana
C/nuevo para Canarias
C3
A. titanota
C/nuevo para Canarias
C1
Furcraea foetida
C, F, P, T/nuevo para Gran Canaria
E
F. hexapetala
T/nuevo para Canarias
C3
F. selloana
C, T/nuevo para Canarias
C3


    En el artículo se presenta una clave para identificar las distintas especies de cada género estudiado, así como una serie de localidades donde podemos ver a cada especie.
    Sin duda es apreciable el aumento de especies de ambos géneros que se encuentran en las Islas. Algunas especies hace ya tiempo que se encuentran asilvestradas en Canarias, pero otras son plantas que se emplean desde hace poco tiempo como ornamentales. La potencialidad de estos géneros para extenderse es muy grande, ya que muchas producen bulbillos en sus inflorescencias que son capaces de arraigar y expandir la especie (Agave sisalana, A. fourcroydes, A. vivipara, Furcraea foetida), y otras producen estolones de raíz como forma asexual de multiplicación (A. americana, A. franzosinii, A. salmiana, etc.). Este trabajo, junto con los recientes dedicados a las cactáceas americanas y su presencia en Canarias deben servir para entender la necesidad de regulación y control de las plantas crasas en Canarias.

 Agave americana, la especie más abundante y frecuente en cualquier isla del Archipiélago.


 Agave franzosinii, una pitera similar a A. americana pero mucho más grande, entre otras diferencias. En la imagen superior un ejemplar cultivado y en la inmediata a este texto la comparación entre las hojas de esta pitera y A. americana (A. franzosinii es más azulada que A. americana, más verdosa)


 
 Agave fourcroydes, con hojas rectas y dentadas.

 Bordes de las hojas de Agave sisalana, generalmente sin dientes, aunque existe la variedad armata (en la imagen), con algunos dientes.

 Similares a las anteriores, pero con hojas azuladas, son los ejemplares que se han agrupado en el grupo muy diverso de A. tequilana.



 Las 3 imágenes anteriores pertenecen a Agave salmiana, más frecuente de lo que pueda parecer, al menos en el norte de Gran Canaria. Se diferncia bien de A. americana cuando está en flor, ya que su inflorescencia (el pitón) tiene menos ramificaciones y se encuentran más hacia el extremo y con brácteas grandes. Las dos primeras imágenes corresponden a la variedad salmiana, y la tercera a la variedad ferox (= A. ferox), mucho más rara en la naturaleza (en la imagen, ejemplar del Jardín Canario Viera y Clavijo.

 Ejemplar cultivado de Agave vivipara. Esta especie se ha empezado a cultvar en las últimas décadas y está en las primeras fases de su introducción. Ya está creciendo en las zonas donde fue plantado y se expande por puntos no muy alejados de ese lugar. La producción de bulbillos es su técnica de dispersión.

 Agave attenuata perfectamente asilvestrado en el barranco de Guiniguada (Gran Canaria). Muy cultivado y presente en ambientes seminaturales por la mala gestión de restos de podas y limpiezas de jardines. No se expande con rapidez ya que sólo puede ganar superficie mediante los estolones que produce.
 Furcraea selloana

 Furcraea foetida


domingo, 24 de noviembre de 2019

Los incendios de Gran Canaria del verano de 2019: a 4 meses vista, la desgracia puede convertirse en oportunidad.

    Los incendios de este agosto pasado en Gran Canaria merecen un seguimiento detallado con respecto a su efecto sobre las especies alóctonas. Ya incluimos una entrada relacionada con este tema en sptiembre, antes de las lluvias que ahora están permitiendo el rebrote de muchas de las especies que pueden ser sometidas a este seguimiento. Tras una visita a la cumbre ya podemos indicar algunas observaciones que pueden abrir nuevas perspectivas sobre el efecto del fuego en las zonas afectadas.
     El rebrote de las plantas autóctonas es muy importante. Se han observado abundantes especies nativas rebrotando: Laurus novocanariensis, Bencomia caudata, Sonchus acaule, Hypericum reflexum, Hypericum coadunatum, etc. Otras especies han sufrido una especie de activación en sus rizomas o tubérculos, y están creciendo con fuerza fuera de su periodo natural, como Neotinea maculata o la helecha Pteridium aquilinum. Pero en lo que respecta a las especies alóctonas, es impresionante el rebrote de los eucaliptos (Eucaliptus del grupo camaldulensis), tanto en los ejemplares gigantes como en otros más jóvenes producto de la expansión natural de la especie.
    También se ha observado el rebrote en los almendros (Prunus dulcis), en Myoporum laetum, en castañeros y nogales, olmos (Ulmus minor), Chesmanthes floribunda y Populus nigra. Pero quizá lo más interesante es la percepción de que las zonas que estaban pobladas por especies de pinos alóctonas: pinos de Monterrey (Pinus insignis), y en menor medida pinos piñoneros (Pinus pinea) y pinos carrascos (Pinus halepensis), deberán ser repobladas, ya que muchos de los ejemplares adultos han quedado calcinados. Es una buena superficie que se encuentra en un área donde la vegetación potencial es el monte verde, por lo que las especies utilizadas en la restauración forestal deberán ser fayas y laureles.
     De hecho, de manera natural, el area comprendida entre Lanzarote-Cueva Corcho-Crespo-Bco. del Andén-Bco. del Pinillo (Valleseco), ya estaba siendo ocupada por una formación densa de Bencomia caudata con laureles dispersos y otros elementos del monte verde. En la zona cercana al punto de inicio del incendio de Valleseco se encontraban poblaciones de Sideritis discolor, Pteris incompleta, Scrophularia calliantha, y otras especies raras en la laurisilva grancanaria. La presencia de brezos en la zona es muy dudosa, dada la continentalidad de la misma, que se plasma en veranos muy soleados y calurosos e inviernos fríos.
    La tragedia del incendio debe convertirse ahora en una oportunidad para transformar estas repoblaciones de pinos alóctonos en monte verde que ayude a la regeneración natural de todo el sector.

     Parte alta del Barranco del Andén. Plantaciones mixtas de Pinus pinea, Pinus radiata, Pinus halepensis y algunos Pinus canariensis. Los pinos quemados totalmente, sin hojas, están muertos, los que mantienen las hojas siguen con vida. Las zonas de pinos muertos podrán y deberán ser repobladas.

    Zona carbonizada de Pinus radiata. Las típicas piñas asimétricas de esta especie quedan en las ramas sin soltarse. No se aprecia ni rebrotes ni plántulas en la zona. Estos pinos caerán y la zona despoblada tendrá que ser replantada para evitar la pérdida de suelo. La designación de las especies empleadas es fundamental para hacer de esta desgracia una oportunidad.

    Al contrario de lo que ocurre con los pinos, los aucaliptos de la zona, a pesar de quemarse totalmente, rebrotan con mucha fuerza.

    Las olmedas quemadas se regeneran tanto con rebrotes de los ejemplares quemados, como por rebrotes de raíz. Sólo en las zonas más quemadas no se aprecia regeneración de los ejemplares adultos. Estas zonas serán difícilmente recuperables, ya que los rebrotes de raíz pueden ahogar las repoblaciones que se puedan realizar.

El almendro también rebrota sin dificultad.

Los castaños, no quemados pero afectados por el calor, cambián su proceso fenológico. Ahora que deberían perder sus hojas y dejar caer sus frutos, reinician la producción de hojas y flores. Veremos cómo afecta este cambio fenológico a su supervivencia.


  Cambios fenológicos aparecen también en especies autóctonas, como la helechera o helecha, Pteridium aquilinum, arriba, que debería estár ahora marchitándose y en cambio el incendio ha provocado la formación de frondes. Abajo, varios ejemplares de la orquídea Neotinea maculata, que normalmente produce hojas en enero o febrero. Frecuente ahora en zonas quemadas superficialmente.

Sería interesante analizar estos cambios fenológicos que produce el fuego en especies criptófitas, tanto en especies nativas como en alóctonas.

viernes, 25 de octubre de 2019

De nuevo el control del ganado asilvestrado, ahora en Anaga y Teno (Tenerife). Algo se ha avanzado.

    Todo el mundo recordará la gran discusión que se produjo en los medios conservacionistas, animalistas, ganaderos, etc., cuando el cabildo de Gran Canaria empezó con el control de cabras asilvestradas en Gui-guí y Tamadaba en 2016. En esa ocasión los temas de discusión eran varios, y muchos ni siquiera pensaban en la necesidad de la eliminación de los animales asilvestrados (pueden ver un resumen de este tema en la entrada http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2016/04/las-cabras-guaniles-y-su-eliminacion-el.html, y en los 90 comentarios que siguen a la misma).
    En Gran Canaria se ha acumulado una experiencia que debe ser aplicada al resto de islas en este tema. Se realizaron charlas, jornadas de discusión entre científicos y personas en contra de la medida, se apedrearon a los agentes de medio ambiente, aparecieron fotos de animales abatidos en la prensa y en las redes sociales, hasta que el Cabildo grancanario decidió darle una aportunidad a las apañadas.
    Hoy se repite la misma polémica en Tenerife, concretamente en Anaga y Teno, zonas de enorme biodiversidad, de las mayores de Canarias. Anaga y Teno son Parques Rurales y Anaga además, Reserva de la Biodiversidad.
    Pues bien el Cabildo de Tenerife ha anunciado que en breve se iniciarán trabajos para el control de el ganadoasilvestrado, abatiendo los ejemplares que se encuentren en zonas inaccesibles, y controlando de otra forma el ganado situado en lugares a los que sea posible llegar. Este anuncio a iniciado de nuevo el debate
    Pero afortunadamente se ha producido un cambio: ahora nadie (o casi nadie) se atreve a decir que no hay que erradicar al ganado asilvestrado, y los que con más fuerza piden su eliminación no son los técnicos o el personal dedicado a  la conservación, sino los propios campesinos de esas tierras. La discusión se centra entonces en el método con el que se pretende eliminar el ganado asilvestrado: disparos o apañadas.
    El primero ha demostrado ser el más rápido, barato, eficaz, tanto en las islas como en todo el Mundo. El segundo es más "humano", aparentemente. Pero si piensan un poco, la realización de apañadas es un proceso en el que el ganado recogido sufre persecución en lugares muy peligrosos, estrés, y finalmente es muerto degollado cuando se captura. Se pone en peligro la vida de las personas que realizan la actividad. Es mucho más cara y tarda más tiempo en conseguir resultados peores. ¿Hay alguna razón que no sea nuestra propia hipocresía para preferir las apañadas? ¿Si pudiéramos elegir, cómo nos gustaría morir, degollados después de una persecución por riscos verticales, perseguidos por perros y por personas, o de un rápido disparo? Yo lo tengo claro.
    Enhorabuena al Cabildo de Tenerife por esta decisión, y esperemos que la presión social no haga cambiar de opinión a los políticos. Anaga y Teno lo necesitan.


Imagen de una cabra asilvestrada en Anaga. 

 Drago ramoneado por cabras silvestres en Anaga.
Estas dos imágenes han sido tomadas del perfil de facebook de la asociación Abeque (https://www.facebook.com/asociacionabeque/posts/1457782307684511/). Gracias por su trabajo.

sábado, 5 de octubre de 2019

Arbutus ×androsterilis, el híbrido entre A. unedo y A. canariensis, localizado en Gran Canaria.

    Ya hemos hablado del híbrido natural entre Arbutus unedo y A. canariensis, Arbutus ×androsterilis (ver http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2017/07/arbutus-xandrosterilis-un-hibrido-entre.html). Se trata de un árbol de carcaterísticas intermedias entre los parentales: tronco escamoso, nunca llega a ser liso, hojas anchas y largas, lustrosas, sin pelos glandulares, flores en inflorescencias colgantes, con muchas flores blancas, pequeñas, que tampoco tienen pelos glandulosos.  Hasta ahora se encontraba sólo citado en Tenerife, limitado a una zona entre el Acebiñal y El Pinar de Las Raíces, en el municipio de El Rosario. La presencia en Gran Canaria era muy complicada, ya que, aunque en esta isla también crecen los parentales, la escasa presencia de ambos hacía muy difícil su hibridación. En los últimos años, tras las múltipes reintroducciones realizadas con el madroño canario la cosa ha cambiado. De momento se ha localizado en cinco localidades: Tamadaba, Cruce de Fontanales, Osorio, Jardín Canario y El Madroñal. En unas ocasiones se trata de ejemplares en jardines, y en otras se localizan entre ejemplares de A. canariensis reintroducidos. 
    La cita de este híbrido se realiza en el artículo, "Novedades y precisiones sobre la distribución de las especies del género Arbutus L. (Ericaceae) en Gran Canaria (Islas Canarias)", publicado en la revista Botánica Complutensis y cuyos autores, Marcos Salas Pascual y Eliseo A. Déniz Suárez, tratan además de la correcta distribución de las especies del género presentes en Gran Canaria (ver en https://revistas.ucm.es/index.php/BOCM/article/view/65891).
    Además de esta primera cita para la flora grancanaria se citan nuevas localidades para Arbutus unedo y se precisan las poblaciones naturales de A. canariensis presentes en Gran Canaria. 
    Es importante pensar en que, si bien el madroño mediterráneo está incluido en el catálogo nacional de especies exóticas invasoras, y por tanto se sabe cuál es su tratamiento legal y qué se puede hacer para disminuir su efecto negativo sobre las poblaciones del madroño canario, el híbrido no está en ningún catálogo ni listado, y su presencia puede ser tan negativa como su parental mediterráneo.
     Esperemos que esto cambie en poco tiempo y que se tomen medidas para evitar la pérdida de diversidad genética en la especie endémica de Canarias.
    
 
 Tronco, hojas y frutos del madroño híbrido, Arbutus ×androsterilis, en el Jardín Botánico Viera y Clavijo de Las Palmas de Gran Canaria.
 Inflorescencia del híbrido. El Madroñal (Santa Brígida).
 
 Frutos, flores y hojas de Arbutus unedo en el Barranco de Los Cernícalos, Telde.

  

Inflorescencia, flores, hojas y tronco de Arbutus canariensis. Este ejemplar crece en el vivero de la Finca de Osorio y se plantó a partir de semillas recogidas en Tamadaba. Durante muchos años fue el ejemplar del que se obtenían los frutos y semillas para producir nuevos inidividuos.
Gigantesco ejemplar de Arbutus unedo. Se encuentra a escasos 200 metros del vivero de la Finca de Osorio donde se encuentra el madroño canario de la foto anterior.



jueves, 26 de septiembre de 2019

Curso nuevo. Problemas viejos. Errores importantes en materiales educativos.

    Desde hace tiempo hemos tratado en este blog el problema de los libros de texto que tratan los temas de biodiversidad y medio ambiente de Canarias (http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2015/10/mas-errores-en-libros-de-texto-sobre-la.html; http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2015/02/especies-exoticas-invasoras-en.html; etc.). Este tema ha seguido siendo objeto de nuestro trabajo, e incluso este mismo verano hemos participado en el 9 Congreso de Biología de la Conservación de Plantas junto a Pedro A. Sosa, Victoria Ojeda Gil y Magdalena Marrero Montlongo con la comunicación: La conservación de la biodiversidad en los libros de texto de la educación secundaria en Canarias. Una conclusión y una propuesta. (ver resumen en  http://congreso.conservacionvegetal.org/wp-content/uploads/2017/01/LIBRO-COMUNICACIONES-FINAL.pdf).
     Pero el problema no está sólo en los libros de texto, ni tan siquiera está limitado a las grandes editoriales peninsulares. La Consejería de Educación crea sus propios materiales y los pone a disposición de los docentes y alumnos de las Islas. Pero desconocemos a quién le encarga este trabajo. Sólo podemos ver el resultado, y realmente deja mucho que desear.
     En la página de recursos digitales, en concreto en los denominados "contenidos canarios" (http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/category/vi-temas/2-contenidos-canarios/), se presentan una serie de infografías sobre los pisos de vegetación de Canarias, una dedicada a todo el Archipiélago, y una para cada una de las siete islas. En cada infografía se presentan una serie de especies vegetales que se consideran características de cada piso de vegetación. Dejando aparte algunos errores de importancia relacionados con la caracterización de estos pisos de vegetación (se indican los siguientes tipos de vegetación: cardonal-tabaibal; termófilo; laurisilva; fayal-brezal; pinar; y alta montaña, situando el fayal-brezal entre la laurisilva y el pinar; se incluyen especies de comunidades azonales, rupícolas, hidrofíticas, entre las características de cada piso; colocan a Echium callithyrsum como caracerístico del fayal-brezal en Gran Canaria, de donde es endémica, pero lo señalan como característica del pinar en toda Canarias; etc.), en lo que atañe a este blog, lo más grave es la presencia de dos especies introducidas entre las características del cardonal-tabaibal: Aloe vera, especie sudafricana, y Opuntia maxima (=O. ficus-indica), invasora de origen americano. Y el hecho es que esta última especie no es la más frecuente en ese piso, sino que sin duda Opuntia dillenii, la tunera india, es más frecuente en tabaibales y cardonales.

Imagen de los pisos de vegetación de Canarias según la infografía  que puede encontrarse en el siguiente enlace: http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/2015/12/15/infografia-pisos-de-vegetacion/
 Obsérvese la situación del fayal-brezal y las zonas de vegetación azonal.

Flora de la alta montaña canaria según la infografía anterior. Son frecuentes los errores ortográficos (Juniperus cedro, por ejemplo).


 Flora característica del pinar canario. Destacan los casos de Echium callithyrsum, planta del monte verde grancanario, e Isoplexis isabelliana, propia del pinar mixto también de Gran Canaria.

 Especies del fayal-brezal. Incluye especies relacionadas con la vegetación azonal, rupícolas como el bejeque (Aeonium canariense) y Davallia canariensis, o hidrofíticas como el sauce o sao canario (Salix canariensis)

 Especies de la laurisilva. Repite los errores indicados en el fayal-brezal. Es curioso que aparece de nuevo el Juniperus cedrus, que finalmente se considera típico de los 4 pisos de vegetación anteriores. Prueba evidente de que se trata de una especie azonal ligada al tipo de sustrato.

 Especies del termófilo. Incluye el cardo borriquero, Carduus tenuifolius, especie nitrófila, ligada a cultivos, caminos, y a ambientes antropizados. Siguen apareciendo especies rupícolas, y el mocán (Visnea mocanera), propia de la laurisilva xérica.

 Para el final lo peor. Flora característica del cardonal-tabaibal. Aparecen especies rupícolas de zonas más altas (termófilo-laurisilva xérica y borde del pinar de Tamadaba, caso de Sventenia bupleuroides), plantas nitrófilas como el cardo borriquero, arbustos también nitrófilos de varios pisos de vegetación, como Echim decaisneis, especies propias del cinturón halófilo-costero, como el perejil de mar, y arbustos hidrofíticos como el tarajal. Pero lo peor es que aparecen la zábila, pita zábila o aloe, el Aloe vera, una planta sudafricana naturalizada en Canarias, y lo que denomina tunera canaria, Opuntia maxima.

     Estas mismas plantas aparecen en otras infografías de la página de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias:
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/2015/05/29/lamina-plantas-y-arbustos-2/
http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/ecoescuela/recursosdigitales/files/formidable/IA_tunera.pdf
    Esperemos que los próximos materiales didácticos que se realicen para que los profesores los utilicemos, podamos emplearlos sin crear equívocos y más problemas de los que pretendemos eliminar. Yo de momento no los pienso utilizar.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad