domingo, 3 de enero de 2016

Las dunas de Maspalomas: una Reserva Natural muy Especial. Las plantas invasoras en Maspalomas, y otros problemas del espacio.

No hay como unas navidades soleadas para acercarse a los espacios naturales canarios situados en sus costas, y en Gran Canaria es el momento ideal para visitar las dunas de Maspalomas para admirarlas y poder ver la problemática de las plantas invasoras en este espacio.
Que quede claro que las especies invasoras no son el principal problema de este emblemático espacio natural: la presión antrópica y la pérdida de arena son sin duda los más importantes. Pero la presencia de especies exóticas invasoras no pasa desapercibida. 
La más importante, por su extensión y frecuencia es Neurada procumbens, la pata camello, una planta propia del norte de África, dispersada por los grandes ungulados, sobre todo el camello, y que sólo está presente en Canarias en las dunas de Maspalomas. La constante presencia de esta planta, salvo en las zonas de dunas más móviles y grandes, hace que sea muy conocida por cualquier persona que camine por el Espacio Natural, ya que sus frutos están provistos de unas espinas que se clavan en el calzado o en el propio pie de los caminantes. La eliminación de esta planta de Maspalomas es una tarea casi imposible.
Otras plantas fácilmente observables y más fácilmente controlables son: Acacia farnesiana, el aromero, presente en algunas depresiones interdunares y en franca expansión, favorecida por el conejo; Sesuvium portulacastrum, muy común en los bordes de la charca y en algúna depresión interdunar; Opuntia dillenii, la tunera india, dispersa por el interior de la zona; Argemone mexicana, anual y limitada a las zonas próximas a la charca y donde antes se encontraba un hotel derribado; Phoenix dactylifera, o híbridos entre esta especie y la palmera canaria, con algunos ejemplares jóvenes en las zonas de juncales y saladares; Ricinus communis, también en los bordes de la charca;  Cynodon dactylon, dispersa por toda la zona; y Nicotiana glauca, esporádica por las pocetas de todo el espacio. En el borde de la Charca, ya fuera del espacio, es posible encontrar otras plantas como Arundo donax, la caña común, y algún ejemplar de Acacia cyclops, la acacia majorera. Cuestión aparte es la presencia de Pennisetum setaceum, también cercano al bosquete de casuarinas y propagándose rápidamente.
Muchas especies pero la mayoría de fácil eliminación de las dunas. Entre los animales es el conejo el que mayor presencia tiene en el espacio natural, aunque la peculiar característica de las especies costeras y adaptadas a las altas salinidades no las hacen ser plato de buen gusto para estos animales, aunque su presencia se puede ver en casi todo el espacio.
Pero cualquiera que visite las dunas puede ver, muchas veces con sorpresa, la enorme presión humana que recibe este espacio, incluso en sus zonas previsiblemente más alejadas de la playa. No tiene nada que ver con el objeto de este blog, pero cuando se habla de Maspalomas es imposible no hacer referencia a este aspecto. Las imágenes que se incluyen en esta entrada hablan por sí solas.

 Neurada procumbens, en flor y fruto. El elemento exótico más importante en extensión y cantidad.

 Acacia farnesiana en una depresión interdunar junto a una palmera canaria. Esta planta está extendiéndose y sería relativamente fácil eliminarla del espacio natural.

 Pennisetum setaceum. Desde los bordes del espacio cercanos a la charca enpieza a colonizar el interior.

 Sesuvium portulacastrum creciendo en el borde de la charca junto a la especie local Limonium tuberculatum, afortunadamente recuperado para la flora de Maspalomas.
 Detalle de Sesuvium portulacastrum.
 En ocasiones, Sesuvium portulacastrum llega a crecer en las depresiones interdunares que se llenan de agua salada en ocasiones. De esta zona también es fácil eliminarla, si se hace adecuadamente.

 Ricinus communis, una de las muchas especies invasoras que prosperan en los bordes de la charca e intentan colonizar el interior. Estas zonas limítrofes con las más antropizadas, deben ser las más controladas.

 Sector central de las dunas de Maspalomas en una imagen de Google Hearth. Es apreciable y llamativa la presencia de múltiples lugares, donde la gente se asienta durante horas, llegando a ser en ocasiones casi tan más abundante como en la playa. Téngase en cuenta que en la zona de la imagen, considerada de uso restringido, el tránsito está permitido sólo por los senderos habilitados, y está prohibido salirse de éstos. Creemos que este uso del espacio debería regularse.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad