sábado, 9 de enero de 2016

Siguen los problemas con la educación ambiental en Canarias: hacen pasar plantas exóticas por canarias.

Nuestro nuevo amigo Néstor Marrero Rodríguez nos ha hecho llegar unas imágenes captadas en el centro comercial El Muelle, de la capital grancanaria. Se trata de un lugar muy transitado por los cruceristas que llegan a la isla, y para ellos se venden en un supermercado de dicho centro distintos recuerdos de la isla. Entre ellos llamó la atención de Néstor unos recipientes de plástico en los que se vendían las "tres reinas de la flora canaria", a saber: Strelitzia reginae, la estrelicia o ave del paraíso, la palmera Wasingtonia sp. (sin precisar la especie), y la palmera canaria, Phoenix canariensis (se supone, porque tampoco está claro). Además de estas tres plantas, también se venden al público distintas mezclas de semillas, con la denominación de "semillas canarias", y otros envoltorios con semillas de estas especies y de Aloe sp. (seguramente Aloe vera).
Lo primero que llama poderosamente la atención es la consideración de algunas de estas plantas como canarias (la estrelicia es sudafricana, como el aloe o sábila, y la washingtonia americana), sino la falta de control de estas semillas. Este tipo de venta no sólo repercute en la educación ambiental de neustros visitantes y de nuestra propia población, sino que puede convertirse en un vector para futuras introducciones en otros paises y posibles invasiones biológicas. El comercio de semillas está regulado. Por ejemplo por los decretos de especies protegidas de Canarias, o por el catálogo nacional de especies exóticas invasoras. Pero más allá de su relación con la introducción de especies exóticas en territorios lejanos, lo peor es daño que se produce a la educación ambiental. ¿Cómo vamos a explicar a nuestros alumnos qué es una planta exótica y los problemas que puede acarrear su asilvestramiento cuando en nuestras tiendas pueden verse estos casos?
Por otro lado, Washingtonia robusta, seguramente la especie que se vende como canaria, está resultando una planta que se asilvestra cada vez más en nuestros campos y que ya ha entrado en algunos espacios naturales protegidos de Canarias. Es probable que en un tiempo pase a formar parte de algún listado, nacional o local de especies invasoras, por lo que su venta deberá regularse de manera importante.
Gracias a éstor Marrero Rodríguez por su sensibilidad con el tema y por hacernos llegar sus fotos que presentamos a continuación.



Las imágenes hablan por sí solas.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad