miércoles, 8 de febrero de 2012

A río revuelto, ganancia de cazadores. Comunicado de la RFEC con relación al muflón y al arruí.

La Real Federación Española de Caza (RFEC) ha hecho público un comunicado que ha visto la luz públicamente en la prensa digital (http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1096696). En el mismo se empieza dciendo que "tanto el arruí como el muflón son especies naturalizadas", y que por tanto su caza está permitida con total normalidad. Añade además, refiriéndose a Canarias que "únicamente el arruí es considerado especie exótica en Canarias". Termina diciendo:

"La RFEC ha estimado que sería necesario ir más allá en estos casos y que el Real Decreto debería facultar a los cazadores españoles, directamente, para el control de las especies invasoras y asilvestradas, sin necesidad de posterior autorización administrativa de la Comunidad Autónoma.

De esta manera, el cazador que en el curso de una batida encontrase un mapache, un perro asilvestrado o un visón americano podría eliminarlo y, con ello, contribuiría al control de especies exóticas e invasoras que suponen un grave peligro para la biodiversidad."

En definitiva, los cazadores quieren carta blanca para poder abatir cualquier animal calificado como invasor sin necesidad de permisos. Los animales que cita la nota son: gatos y perros silvestres, visones americanos y mapaches. No sé si un cazador sería capaz de distinguir un visón americano de uno europeo si le sale corriendo delante de él a 20 metros de distancia. O un perro salvaje de un lobo, o un gato asilvestrado de un gato montés. Y eso sin tener en cuenta las cuestiones éticas de todo este asunto.

Pero donde sí se equivocan es el la calificación de muflones y arruís. En la Península Ibérica solo quedan fuera de la catalogación como animales exóticos invasores, según el Real Decreto 1628 de 2011, la población actuales de arruís en Murcia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Valencia, por las razones que explica el propio Decreto, pero en ningún caso dice que estén naturalizadas, de hecho quedan incluidas en el listado de especies potencialmente invasoras, y si se demostrase su carácter perjudicial, podrían pasar al catálogo.

En Canarias pertenecen a este catálogo tanto muflones como arruís. Es más, con relación a las especies cinegéticas, deberían aparecer en alguno de los dos cocumentos (catálogo o listado), el conejo común europeo y las perdices roja y moruna, ya que las tres especies son exóticas en las Islas.

No es hora de sacar provecho por parte de ningún colectivo de una penosa circunstancia, como es el caso de una invasión biológica, sino de aunar esfuerzos para que este problema no se acreciente y, en la medida de lo posible, que remita hasta hacerlo desaparecer. No se erradican las especies a balazos, como no se matan las moscas a cañonazos. La muerte de las especies exóticas invasoras debería ser la última opción para la erradicación de las mismas.

¿Podría distinguir estos animales entre la espesura de un bosque a 5 m de distancia y en movimiento? Por favor, no disparen a ningún visón en libertad. Imagen tomada de http://montearribaabajo.blogspot.com/

6 comentarios :

Anónimo dijo...

Bueno, estoy de acuerdo en lo que dice de a río revuelto ganancia de pescadores. Mira si es así que habla de cazadores con sus comentarios y quien hace las declaraciones es la RFEC que son deportistas.En consecuencia, el primero que pica es el que critica.

Entrando en materia:
Si tiene Ud. razón en muflones y arruís. Están en el catálogo para canarias, pero no meta en el saco, bajo criterios personales, a conejos y perdices que no lo están.

Por otra parte, cuando Ud. dice que si no tiene claro si los cazadores sabran diferencias un visón europeo de uno americano ¿Tiene Ud. claro que en los hábitats donde se han soltado de las granjas por los animalistas los americanos no hay europeos. Es más, con 2000 o 3000 de los americanos soltados de las granjas ¿Hay lugar a dudas?

Con respecto al mapache ¿Se equivocaría algún cazador con otra especie, sin haber pasado el correspondiente examen para la obtención de la licencia?

En relación al gato asilvestrado ¿Piensa Ud. que los gatos monteses están a diestro y siniestro en la España peninsular como aquí en canarias los asilvestrados? ¿Piensa Ud.que los monteses se acercan tanto a las viviendas como lo están los asilvestrados que tienen infinidad de predadores en campo abierto?

Efectivamente, de momento, vamos a capturarlos todos con los métodos autorizados cuando sean exóticas invasoras y pueda conducir a error. Pero no aprovechemos el a rio revuelto ganancia de pescadores para quitarle las posibles funciones sociales y medioambientales a los cazadores que cazan y no matan.

MSP dijo...

Hola Anónimo, y gracias por el comentario:
En primer lugar no entiendo la diferenciación que usted hace entre cazadores y deportistas. Aunque mi padre fue cazador y yo le acompañé con gusto desde muy chico, ahora estoy totalmente desligado de los aspectos organizativos de la caza, y no sé qué diferencia hay entre la RFEC y los cazadores. Lo de los conejos y perdices, efectivamente es una opinión propia, basada en trabajos sobre el efecto de los conejos sobre el medio, pero que no tiene el mayor interés. Sobre lo de los visones tiene toda la razón, y los principales culpables de la invasión de visones americanos en la Península Ibérica son los grupos de indocumentados que los han soltado.Y sobre la confusión de gatos, hay que decir que en Canarias hay gatos silvestres, de muchas generaciones, que viven bien alejados de las personas (en el pinar de Inagua, por ejemplo), y no tienen muchos depredadores en el medio. El papel de los cazadores en el control de especies exóticas debe ser importante, pero sigo pensando que debería ser una alternativa a otros métodos que no implicasen la muerte del animal. Y esto es otra opinión personal. Y la diferencia entre cazar y matar, que la entiendo y comparto, muchas veces es demasiado leve, como ocurre con los vallados cinegéticos o la suelta de animales criados en cautividad para su posterior caza. Piense que, ¿obtendría usted alguna satisfacción cazando animales que fueron mascotas y no mantienen todo su instinto?
Un saludo y reitero mi agradecimiento por su participación en el blog.

Anónimo dijo...

El sustantivo común ”cazador” es utilizado indiscriminadamente para aquel que persigue un animal con distintos fines. Unas veces, dentro del marco legal venatorio y otras veces, fuera de él.

Desgraciadamente, tal vocablo, por ejemplo, es usado para aquel que utiliza cebos envenenados matando a nuestra fauna silvestre cuando ni es cazador por la ley que lo ampara, identifica y sanciona ni esa Ley lo permite. Lo que realmente ocurre es que es un acto delictivo del código penal, traduciéndose esa actitud altamente deleznable y su misma persona en delincuente y no cazador.

Dentro del marco legal del asociacionismo cinegético encontramos a la RFEC. Asociación con fines deportivos (competiciones) que representa a deportistas por la licencia deportiva que ostentan. Estos, son los que realmente han hecho esas declaraciones y que se apuntan, muchas veces, a todos los cazadores españoles montándolos en una ola de desinformación constante que cala en administraciones, organizaciones, sectores sociales e individuos. Sin embargo, en el tema de las exóticas, existen organizaciones de cazadores que defienden la actividad como algo recreativo (definición europea) y social desde la licencia de caza obtenida por derecho constitucional y, que no se han pronunciado al respecto. Pero no me quedare ahí, existen otros tipos de caza con sus propias organizaciones como son la comercial, científica o fotográfica. Por todo esto, no se puede afirmar que los cazadores (legales) no opinan lo mismo que Ud. denuncia pero, los ha metido todos en una sola idea disertadora.

Si algo caracteriza a la democracia es la libertad de opinión y el respeto por ella que indudablemente asumo respecto de la suya. Es por eso que Ud. mismo califica “La Invasión en el Blog” como un espacio de debate al que sin duda me acojo. Pero no puedo compartir su perspectiva sobre los conejos y perdices, simplemente, porque los estudios se deberían realizar desde todas las partes afectadas. Mientras que unos buscan los efectos negativos otros, seguramente, encontraran los efectos positivos o, como mínimo, mejorar los resultados cuando se utilizan diferentes marcadores referenciales. Claro está, siempre contando con la misma financiación en ambos casos.

Una vez dejados atrás, en éste contraste de opiniones, visones y mapaches con encuentro satisfactorio en arruís y muflones, confluyendo en que el catálogo no cita a ninguna especie como naturalizada pero tampoco cita a perros y gatos asilvestrados como afirma la RFEC haciéndolo suyo propio utilizándolo en contra de los cazadores (no lo olvidemos, entidad deportiva que no persigue la defensa de la naturaleza) volvamos a conejos y perdices. El lepórido y las galliformes fueron introducidos en el mismo espacio de tiempo a gatos. Sin embargo, no es sano utilizar dos raseros temporales diferentes para justificar la posible erradicación o no de ellas.

Anónimo dijo...

Sigo........

Mire, la antropización de las islas mayores es un hecho irrefutable, seguramente de ahí tengamos sembrados nuestros campos y montes de gatos. Siendo Inagua una parcela central de 4000 ha entre casi 200.000 de Gran Canaria. Esos gatos, llegaron tras las ratas pardas y negras introducidas por naves de transporte de los S.XV y XVI para intentar atajar a estás, también, invasoras trasmisoras de graves enfermedades a aquellas poblaciones humanas. Si las poblaciones humanas invasoras no hubieran sido castellanas y si norte africanas, probablemente ahora estaríamos hablando de ginetas y no de gatos. No dude que gatos con pelajes negros y amarillos son los que viven de los vertederos incontrolados del Juncal de Tejeda y de las basuras del área recreativa de la Presa de la Cueva de la Niñas, encontrando refugio en la Reserva Natural Integral de Inagua. Reserva que obtuvo su primera protección medioambiental en la figura de Refugio Nacional de Caza, curioso ¿No? Tal vez, se pudiera encontrar alguna variabilidad genética en esos gatos de Inagua que pudieran hacerlos diferenciadores de otras poblaciones felinas como ocurre con el ratonero común - aguililla pero, siempre quedará dentro de un marco legal como especie de compañía asilvestrada. Si ello fuera poco, no hay que descartar capturas de esos posibles ejemplares de gatos silvestres en la lucha contra los predadores realizadas por el proyecto Life de recuperación del Pinzón Azul, últimamente apuntando incluso al Gavilán siendo técnicos sin ecopetas los que dirigen el proyecto. Ni que decir tiene, que la gestión de esos, al menos, más de 50 gatos capturados en Inagua se debe realizar en el marco de la Ley de Protección Animal con los costos económicos que se desprenden, cuando su destino final es la muerte. Si ahondáramos en Inagua, nos encontraríamos con un ganado doméstico Guanil de más de 400 cabezas pastando sobre especies vegetales endémicas, pero eso es más delicado tipo almendrero.

Por todo ello, en mi humilde opinión, el control de ciertas especies exóticas a realizar por los cazadores debe tener un carácter social como una herramienta de gestión más del medio natural. Pues estas acciones dentro de un marco legal bien valorado técnicamente y con los estudios necesarios son más sostenibles para las economías administrativas. Siempre que nos mantengamos al margen de interiorismos animalistas que sin pertenecer a esos grupos radicales nos afloran a las personas cuando pensamos con el corazón. Presentes, hasta en los cazadores cuando capturan un conejo a perro y hurón y luego lo liberan.

Anónimo dijo...

Y, sigo....

Finalizando, tengo que decir: la línea entre matar y cazar es tan leve como la del bien y el mal moralmente hablando. O, entre el cumplimiento o no de las normas y conductas establecidos a que a diario estamos sometidos como ciudadanos; pero que para los cazadores y el ejercicio de la caza está bien definida mediante diferentes rangos legislativos. Otra cosa diferente es que Ud. me hable de consumismo puro y duro legal de cercones cinegéticos o de suelta de animales para su caza inmediata, los cuales repudio por ir en contra de la esencia misma de la caza, de la preservación, mejora y restauración de las especies y sus hábitat; esperando que el tiempo lo corrija como parece ir consolidándose desde la UICN, la Comisión Europea, el estado español bajo la Ley 42/2007 etc…..

Para terminar, piense Ud., que no encuentran satisfacción alguna los cazadores cuando se ven obligados a cazar todos los días conejos para que se salven las cosechas agrícolas. Jabalíes para minimizar los siniestros provocados en accidentes de carreteras en las que mueren personas o cabras monteses y ciervos para terminar con focos de sarna, lengua azul etc trasmisibles a las cabañas ganaderas para alimentación humana. Piense Ud. que el cazador salvó a caperucita roja del lobo como ahora realiza con otras labores. Con la llegada de Bambi, un “furtivo” que no cazador; mató a su madre pues no la cazó. Esto fue contado por el pequeño retoño con características de conciencia sentimental humana y sin su instinto real. Por supuesto, transmitido desde una caja tonta a urbanitas conocedores del medio rural durante cortos espacios de tiempo dedicados a la contemplación y no al trabajo.

Todas las especies que han estado en contacto por domesticación con el hombre, cuando se asilvestran, además de la adquisición del carácter salvaje pierden el respeto por la silueta de él. Lo que los convierte en individuos con comportamientos difíciles de predecir. Valga el ejemplo de los ataques por perros cimarrones a humanos y ganado.

Salu2

P.D. En el plano personal, no dejaré de reconocer el enorme valor que tiene su trabajo, totalmente altruista desde un formidable blog como es “La Invasión en el Blog”; aunque difiera con Ud. en ciertas cuestiones.

MSP dijo...

Amigo cazador (y crea que empleo el término de manera consciente y como alago), me acaba de dar una clase de comunicación. A partir de ahora intentaré diferenciar entre cazador y deportista. Realmente falta diálogo entre los estamentos encargados de la gestión del medio, y también falta unificar objetivos.
Sobre el caso de conejos y perdices también podríamos alcanzar acuerdos, pero es indudable que al menos el conejo produce daños muy importantes a una buena cantidad de plantas endémicas y en peligro de extinción, como ocurre en Las Cañadas del Teide. Esos lugares deberían quedar fuera de vedas y tener una gestión cooperativa entre cazadores y técnicos, con el propósito de disminuir en esas zonas las poblaciones de conejos, y si fuese posible, intentar su erradicación. Pero eso no pasará.
En definitiva, creo que estamos más en acuerdo que en desacuerdo en la mayor parte de los puntos tratados, y además al menos usted ha ganado un admirador.
Un saludo y gracias por sus comentarios.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad