viernes, 17 de febrero de 2012

De almendros, castañeros y cabildos. Sigue y suma.

Parece que la cosa va clarificándose, al menos en las motivaciones de los bandos enfrentados. Este contencioso ya tiene protagonistas: el Cabildo de Gran Canaria y el Gobierno de Canarias. Ayer aparecían dos nuevas noticias sobre el asunto muy esclarecedoras: una, la moción del Cabildo grancanario para que eliminen al castañero y al almendro del listado de especies exóticas invasoras (http://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-cabildo-grancanario-llevara-pleno-mocion-pedir-retirada-almendro-castano-especies-invasoras-20120216144135.html); y otra, la segunda nota de prensa del Gobierno de Canarias repitiendo el hecho de que el decreto no impide el cultivo y aprovechamiento de ambas especies, ni de ninguna otra (http://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-gobierno-canario-afirma-listado-especies-exoticas-invasoras-no-prohibe-cultivo-almendros-castaneros-20120216154640.html).
Hoy aparece en un periódico local, el mismo que no publica las notas del gobierno y escribe titulares apocalipticos para ¿informar? a la gente, dos artículos en los que se explica el motivo de todo este lío (http://www.laprovincia.es/gran-canaria/2012/02/17/cabildo-exige-proteccion-almendro/439452.html; http://www.laprovincia.es/gran-canaria/2012/02/17/isla-cuenta-3000-hectareas-cultivadas-frutales-forestales/439486.html).
Resulta que el cabildo grancanario viene utilizando lo que llama "frutales forestales" para "reforestar" un buen número de hectáreas. El uso de estos árboles se justifica diciendo que son árboles útiles para el campesino, y así se fomenta entre los propietarios, que accedan a este tipo de plantaciones. Según cifras del propio cabildo, Gran Canaria cuenta en la actualidad con 3000 hectáreas de este tipo de plantaciones. Y hay en planificación más plantaciones de este tipo.
Hay que recordar que en 2002 y en un informe del propio cabildo, la superficie de monte verde que existe en Gran Canaria es de apenas 428 hectáreas (http://www.jornadasforestalesdegrancanaria.com/descargas/jornadas-forestales/IX/PONENCIAS/1-Reintroduccion%20de%20la%20laurisilva%20en%20Gran%20Canaria.pdf)
La pelea no es ya por la erradicación del almendro o de los castaños, que ya queda claro no plantea nadie, sino por el uso de estas especies como forestales. Y este es el verdadero problema. El error es de objetivos: si el propósito es plantar árboles, el que sea, o si el objetivo es regenerar la vegetación autóctona.
Otra cuestión es, según el cabildo grancanario, la falta de estudios que apoyen la calificación de especie invasora de el almendro o del castañero. Efectivamente faltan trabajos tanto para decir que es invasora como para decir que no lo es, y por eso se incluyeron en el listado como potencialmente invasores. Ahora bien, ambas especies ocupan un espacio, compiten por los nutrientes, por el agua, por los polinizadores, afectan a las condiciones ambientales de luminosidad, nitrógeno en el suelo, etc., etc., así que realmente afectan al medio.
¿Que la decisión es política, y aún así se pretenden plantar estas especies en el medio? Pues que se diga, pero que no se asuste o se alarme sin necesidad a la gente.

Almendros donde deben estar, en un campo de cultivo de Tejeda, donde pueden aprovecharse, y dar fruto.
Almendros en una de las paredes de Guayadeque, junto a piteras, tuneras y gran cantidad de endemismos. En primer término un acebuche, Olea cerasiformis, testimonio de la potencialidad, y rodeando a los almendros, escobones, Chamaecytisus proliferus ssp. meridionalis, también endémicos. ¿A quién benefician estos almendros en este lugar inaccesible? La norma se pensó para poder actuar sobre éstos y dejar a los cultivados en paz.

Monte verde en los Tilos de Moya. Como esta zona quedan menos de 500 ha en Gran Canaria

Castañares del Barranco del Andén, en Valleseco, Gran Canaria. Ahí están estos castaños desde hace quizá más de 200 años, cuando se plantaron. Efectivamente entre ellos crecen laureles, la especie de laurisilva más resistente, pero los castaños consiguen dispersarse por sí mismos siendo estas formaciones un tipo de vegetación permanente. Entre los castaños existe también un número considerable de robles (Quercus ruber). Como esta zona, existen al parecer 3000 ha en Gran Canaria.
Ladera del Barranco de la Virgen, cerca de Valsendero (Valleseco). Puede apreciarse el denso brezal de regeneración y, en la vaguada, monte verde también en plena progresión. Los castaños, de color rojizo se mantienen en la zona con un suelo más profundo, donde fueron plantados. Los brezales crecen en terrenos de cultivo abandondonados (antiguos campos de papas sobre todo). La presencia del castaño no parece condicionar positivamente la regeneración del monte verde, al contrario, lo frena. Pero esto, es verdad, hay que demostrarlo con trabajos de investigación.

6 comentarios :

PacoCas dijo...

Me alegro de seguir recibiendo noticias sobre el tema. Ahora veo más claro el motivo de la pelotera.

MSP dijo...

Hola PacoCas. Parece que últimamente todo tiene que ver con la política, pero creo que es nuestra obligación no dejar que mezclen las cosas verdaderamente importantes con las otras. UN saludo y gracias por tus comentarios

Pedro dijo...

Como dije en otro comentario, el problema de esta isla radica en que se están primando reforestaciones con especies no endémicas de las endémicas. Cuando la política mete la mano hay que hecharse a temblar.

MSP dijo...

Hola Pedro. Tienes toda la razón, yo llevo unas semanas tiritando, y no es del frío que hace, que también.
Saludos y gracias por los comentarios.

Antonio dijo...

No entiendo la razón por la cual es necesario incluir en el Listado a los castañeros o almendreros, para actuar sobre algunos ejemplares que afecten a la vegetación natural, ¿acaso no se puede actuar de igual manera que cuando se corta pinus radiata y se replanta? ¿No es matar moscas a cañonazos y provocar una ventolera que puede acabar "cargándose" un decreto absolutamente necesario?

MSP dijo...

Hola Antonio. Yo no soy técnico de Medio Ambiente, ni del Cabildo ni del Gobierno Autónomo, pero sé que cuando éstos necesitan actuar sobre un territorio, ya sea para plantar, proteger, o lo que sea, lo más importante es saber a quién pertenece el lugar, si es público o su dueño es un particular. Si el caso es el segundo, la mayor parte de las ocasiones, hay que negociar con él, y si le dices que vas a cortarle un almendro o un castaño ya ssabes lo que te dirá. La única manera de hacerlo es apoyarse en un texto legal, el listado, por ejemplo.Esa es su importancia y necesidad. El caso de otras plantaciones, los pinos que citas, es que se realizaron en montes públicos o concertados (propiedad privada y gestión pública), y en estos casos no es necesario el permiso del propietario.
Un saludo y gracias por participar en el blog.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad