domingo, 4 de junio de 2017

El problema de los conejos en el Parque Nacional del Teide. No hay más ciego que el que no quiere ver, y los administradores que lo ven y no hacen nada.

Hace tiempo que no aparece en los medios el tema de la acción negativa que los conejos (Oryctolagus cuniculus) realizan sobre la flora del Parque Nacional de Las Cañadas. Hace dos años, en 2015, era un tema frecuente en los medios de comunicación locales, y la polémica entre conservacionistas y cazadores estaba en todo su apojeo (pueden ver como ejemplo estas noticias de aquel momento: http://www.periodismoull.es/la-introduccion-de-herbivoros-durante-la-colonizacion-de-canarias-perjudica-la-flora-insular/; http://acec-canarias.blogspot.com.es/2015/04/ya-el-conejo-me-esrisco-la-retama.html; http://www.diariodeavisos.com/2015/07/alerta-conejo-en-canarias/; http://lacazaencanarias.blogspot.com.es/2015/07/contestacion-los-especialistas-de-la.html; etc.). Pero que no se hable de él no implica que se ya no exista. En un breve viaje a Las Cañadas del Teide pudimos comprobar la magnitud del problema y alguno de sus pricipales aspectos polémicos.
Un simple recorrido por la mayor parte del territorio que configura el Parque Nacional nos deja ver claramente dos problemas importantes: el envejecimiento de la población de retamas del Teide (Spartocytisus supranubius); y la llamativa pérdida de biodiversidad vegetal de gran parte de la zona. Lo primero es constatable incluso en un breve periodo de tiempo, utilizando las imágenes de Google Earth. En las siguientes imágenes se puede apreciar el estado del matorral dominado por la retama en dos puntos del Parque: el primero cercano a Izaña y a los volcanes de Fasnia, y el segundo en Cañada Blanca, entre el edificio del teleférico y el Parador Nacional.

 En la parte superior imagen del año 2000, y debajo de 2015. Las coordenadas de la zona son latitud 28°17'25.15"N, y longitud 16°32'19.75"O. Todo el sector muestra la misma cantidad de retamas muertas.
Zona de Cañada Blanca. Las retamas con el centro claro muestras su grado de degradación.
En cuanto a la pérdida de biodiversidad hay que apuntar que en ambas zonas, como en gran parte del Parque, sólo dominan 3 especies vegetales: la propia retama, la hierba pajonera (Descurainia bourgaeana) y sobre todo la hierba conejera (Pterocephalus lasiospermum). Para ver otras especies hay que acercarse a los riscos o malpaises, donde la diversidad crece expectacularmente, pudiendo encontrar decenas de especies endémicas exclusivas de esta formación vegetal (Echium wildpretii, Argyranthemum teneriffae, Nepeta teydea, Cheirolophus teydis, Scrophularia glabrata, Tolpis webbii, Erigeron cabrerae, Echium auberianum, Pimpinella cumbrae, Silene nocteolens, y un largo etcétera).
Estos son los síntomas, pero ¿cuáles son las causas? Un pequeño paseo entre las retamas de Cañada Blanca nos contesta rápidamente. La densidad de letrinas en toda la zona es espectacular. En 100 metros pueden encontrarse tres o cuatro letrinas de gran tamaño, con excrementos recientes, escarbaduras, ramas ramoneadas, huellas e incluso caminos bien marcados por los pasos de los conejos y, a las 12 de la mañana, varios conejos saliendo al paso de los caminantes. La densidad de conejos en esa zona es enorme. ¿Cómo contrasta esta apreciación con las observaciones de los cazadores que dicen que no hay muchos conejos en Las Cañadas? Quizá no miramos en los mismos lugares. Seguramente los conejos se han refugiado en zonas próximas a carreteras, caminos, y lugares dentro del Parque donde no se cazan, y han desaparecido de las montañas colindantes. Quizá la progresión del pinar que rodea Las Cañadas, donde el conejo tiene menos comida, ha forzado al animal a acumularse en el retamar. Sería un tema de estudio, pero que la cantidad de conejos existente en grandes zonas del parque es muy alta es innegable.
¿Y cuál es el efecto de los conejos sobre las retamas? Para saberlo basta con observar las parcelas de exclusión que se han instalado en la misma zona de Cañada Blanca. En su interior es posible ver bastantes retamas jóvenes, e incluso plántulas, cosa que no vimos fuera de estas parcelas en cuatro horas de camino. ¿Y sobre a biodiversidad? El hecho de que esta diversidad aumente en zonas pedregosas o inclinadas, donde al conejo le cuesta más entrar, ya es una pista, pero otra es la presencia de otras especies refugiadas entre las ramas secas de las retamas muertas, como se refugian las esparragueras o cornicales entre las pencas de los cardones en las zonas bajas.
Conclusión: aunque no se hable de él el problema persiste, y al menos una de sus causas es la proliferación excesiva de conejos en el Parque Nacional. Algo hay que hacer. NO se olvide que es un Parque Nacional y que la prioridad en éstos es la preservación de la naturaleza, no su uso cinegético, apícola o turístico. Y si no se quiere que sea así, pues que se le quite la categoría de Parque Nacional y problema resuelto.

 Dos imágenes de grades letrinas en la zona de Cañada Blanca ambas utilizadas esa misma noche.

 Un ejemplar de Nepeta teydea se refugia de los herbívoros entre las ramas secas de una retama muerta.
 Escarbaduras de conejo debajo de una hierba pajonera, buscando raices frescas como alimento.

 Escarbaduras junto a una letrina. El sustrato blando de los campos de piedra pómez favorece la acción de estos conejos y la erosión del suelo.

Camino transitado por conejos, tal como denotan las huellas que se alinean junto a la señal clavada en el suelo.

 En las zonas pedregosas como este frente de colada es el único lugar donde pueden verse taginastes rojos y otras especies propias de la vegetación del Parque Nacional.

 Típico aspecto de una retama en la zona visitada. Las ramas más bajas han sido ramoneadas dejando el paso libre hasta el tronco principal de la retama. Si afectan a este tronco la retama se empezará a secar desde el interior al interior, dando lugar a las características retamas en forma de "atolón" que pueden verse en las fotos de satélite anteriores.

Rama de hierba pajonera ramoneada por conejos la noche anterior. Esta costumbre ya la vimos en los conejos sobre otras especies, como sobre Lotus kunkelii en el SIC de Jinámar.

Parcela de exclusión cercana al Parador Nacional.


Imágenes de retamas jóvenes e incluso plántulas muy pequeñas en el interior de la parcela de exclusión. Estos son los únicos sitios donde vimos ejemplares tan jóvenes en todos los días que estuvimos de visita en el Parque Nacional.

15 comentarios :

Ricardo Rocha dijo...

Would like to recommend this letter.

Best,

R.

Marcos Salas Pascual dijo...

Thank you for participating in this blog. I do not understand much what it means. If you are asking for permission to recommend the article you can do so freely. The problem is very important and needs diffusion.
Greetings and again thanks for your comment.

Anónimo dijo...

Antes de publicar un artículo de esta categoría en las redes sociales deberías informarte y estudiar bien el tema, ya que esto puede causar bastante daño.
Se han realizado estudios por expertos (no por cualquier persona que va un día a dar un paseo por el parque y cree saberlo todo) y se ha demostrado como la retama se seca cuando no se limpia, es decir, cuando no se le quita la parte que se seca. Antiguamente, a las personas que subian al teide se les permitía coger leña para hacer fuego o para lo que sea. Pero hoy en día todo ha cambiado, han llegado los cuatro ingenieros de turno que como tú (autor de este artículo) hacen sus investigaciones a ojo y terminan cargándose un Parque Nacional y todo lo que se les ponga por delante.
Si tú realmente piensas que hay una plaga de conejos, eres un inocente que del tema no tienes la menor idea. En mi último Viaje por Andalucia pude contar mas de 15 conejos en la orilla de una autopista en pleno día (y tengo fotos y las puedo publicar si lo desean), eso si es una plaga, no como en el Parque Nacional del Teide o en cualquier parte de Tenerife, que para ver un conejo mientras vas con el coche por la carretera, como dice un amigo mío, se te estallan los ojos. Si ves uno es que estas de suerte.
Así que con todos mis respetos hacía usted señor autor de este artículo, en su próximo estudio trate de informarse bien antes de darle a la población una información falsa.
Saludos.

Anónimo dijo...

La línea roja de la primera fotografía es el recorrido que hiciste?

Marcos Salas Pascual dijo...

Hola Anónimo, y gracias por participar en el blog. Ante todo le pido respeto. Usted no sabe lo que yo sé o dejo de saber, no me conoce, no sabe si conozco o no esos trabajos de los que habla, por lo que me gustaría que no empezara descalificando, yo no lo aré. Sobre el uso de la retama como leña es realmente un uso muy antiguo, pero no tanto como la presencia de la propia retama. Esta planta ha evolucionado, como todas las del Achipiélago Canario, en ausencia de herbívoros naturales, durante cientos de miles de años. El ser humano y los herbívoros que con él llegaron, están en la isla desde hace unos pocos miles de años, por lo que la flora insular no está adaptada ni a la acción humana ni a la de los grandes herbívoros. Los expertos del Parque Nacional, al menos tan expertos como lo que usted nombra, ingenieros y biólogos, conocen el tema, y si no se actúa más contundentemente es por razones puramente políticas, por la presión que sobre los políticos ejercen algunos colectivos: cazadores, apicultores, etc. Yo no hago investigaciones a ojo, si fuese así no tendría ni una,y esta entrada no es una investigación, es simplemente una observación que cualquier visitante de Las Cañadas puede hacer, y lo vieron todas las personas que me acompañaban, ninguna relacionada con el medio ambiente.
La densidad de letrinas en Cañada Blanca es la mayor que he visto nunca en ningún punto de la geografía de las Islas, y puede estar seguro de que la he pateado a fondo. En Andalucía habrá más o menos conejos (por lo que leo en trabajos peninsulares hay demasiado pocos en unas zonas y forman plagas en otras, como aquí), pero es que en Andalucía el conejo es un elemento más del ecosistema natural, y de él dependen la mayor parte de los depredadores. En Canarias es una especie introducida e invasora, de las llamadas especies ingenieras, que significa que modifican el medio en gran medida, para hacerlo más conveniente a sus necesidades. No son realidades comparables.
La informacion que aporto en el blog es objetiva, se basa en observaciones, ¿puede usted rebatir estas observaciones? ¿Acaso hay pocas letrinas en esa zona?¿Acaso es posible ver regeneración de retamas fuera de las parcelas de exclusión? ¿Acaso la biodiversidad no aumenta en las zonas menos accesibles para e conejo? Rebata mis observaciones o intente explicarlas de otra manera, pero no diga que son falsas porque a usted le parece que lo sean.
Un saludo y gracias de nuevo por su comentario.

Anónimo dijo...

Debe saber usted más que todo el colectivo de cazadores entonces. O será que a los cazadores nos falta vista a todos o no tenemos la capacidad que tiene usted para ver los conejos... Todas las semanas suben compañeros míos a la cumbre a la caza del muflón, tanto los días que les toca a su cuadrilla como otros días para ver por donde suelen estar los rebaños y demás, estos compañeros (la mayoría de ellos cazadores de conejos) caminan y conocen la cumbre como la palma de su mano y todavía ninguno de ellos me ha dicho que haya una plaga de conejos. Es más la frase que más se escucha de entre los cazadores es que el conejo se está acabando, que ya no se ven conejos como antiguamente.
También te puedo asegurar que yo conozco bastante bien el parque nacional, y suelo caminar por el semanalmente, me fijo bastante en los rastros de los conejos, que son muy pocos la verdad y en cuanto a cagarrutas lo único que se ven son cagarrutas blancas en la gran mayoría de este, lo que significa que están secas porque son de hace bastante tiempo. Como dice un buen amigo mío "si no hay mierda, no hay culo" y con esta frase un tanto malsonante tiene toda la razón. Así que amigo, a los demás lectores los podrá engañar pero a mí y a todos los que tienen como hobby el deporte de la caza del conejo no nos engaña, porque conocemos el tema y sabemos bien de lo que hablamos, no son observaciones que realizamos en un día o en 4 horas, que le duró el paseo.
Y por último, si usted asegura que hay tanto conejo como dice, el parque nacional del teide lleva a cabo todos los años una campaña del control del conejo, que se hace mediante los cazadores. ¿Porque si hay tanto conejo, no se permite la caza con escopeta? La cual lleva ya como 6 años cerrada para todos los cazadores de conejo. Ojo con esto no quiero decir que este a favor de que se abra la caza con escopeta, ya que si se hace (como tienen pensado hacer este año) se acabaría con los pocos conejos que quedan. Lo único que quiero es que argumente usted por qué está cerrada la escopeta si hay tanto conejo como dice. Estaríamos hablando de una ley estúpida y sin sentido, la de la prohibición de la escopeta.
PD: Sus observaciones debería guardarse las para usted, ya que tal y como están las cosas ahora mismo, esto puede hacer bastante daño a este precioso deporte.
Saludos.

Marcos Salas Pascual dijo...

Hola Anónimo. Empecemos por definir bien qué eso de "la cumbre", porque con ese concepto podemos estar hablando de dos realidades bien distintas. Puede que haya pocos conejos en las zonas de caza, en la zona alta de Fasnia, Barranco del Río, Pasajirón, incluso en los bordes del pinar, y que los conejos se acumulen en las zonas donde no se cazan, proximidades de carreteras, en la cumbre y laderas del Teide. Eso está pasando en todas las Islas. No hay conejos en el monte, en los cotos, y cerca de las ciudades, barrancos, carreteras, son un problema. Los conejos se refugian donde no se les caza, donde tienen agua y comida. Le puedo asegurar que las letrinas de Cañada Blanca están llenas de excrementos nuevos, además de los restos de escarbaduras recientes, ramas mordisqueadas, etc., que puede ver en las imágenes. No entraré en el tema del muflón porque tampoco llegaríamos a un acuerdo. La prohibición del uso de escopeta en el Parque puede deberse a las molestias que eso ocasionaría al turismo de la zona. No olvide que ese Parque Nacional es el más visitado del estado, y todos los días visitan el parque cientos e incluso miles de turistas, a los que los fines de semana se añaden miles de personas de la propia isla. La masificación de gente en el Parque es también un problema, pero de otra índole y que afecta mucho menos al medio ambiente, al menos en las zonas no permitidas para el tránsito de personas. Oír tiros de escopeta en Las Cañadas sería negativo para este tema. Imagino que el gestor tiene en cuenta todas estas cuestiones.
El problema de fondo es que la presencia del conejo (y del muflón) es incompatible con la finalidad de un parque nacional, la preservación de la naturaleza. Queremos tener un Parque Nacional pero usarlo como si fuese un territorio "normal", y eso es incompatible. En todo caso que se quite la categoría de P.N. y se le aplique otra que permita la caza, la apicultura masiva, la transformación del paisaje para beneficio de algunos (dígase teleférico), etc. La preservación de nuestra naturaleza es una responsabilidad de todos, el disfrute de la misma es un derecho de todos, y la caza, hoy por hoy, es una afición de algunos y un negocio para algunos que pagamos todos. No creo que ambas cosas sean comparables. Y no voy a guardar mis observaciones sólo para mí. Lo siento, en este país hay libertad de expresión.

Anónimo dijo...

Mire no voy a seguir alargando mas esta discusión, primero que nada porque no quiero darle más protagonismo a unas observaciones que no tienen ni pies ni cabeza. Me voy a limitar a contestarle a su último comentario y fin de la cuestión.
En primer lugar la misma molestia que ocasionan los tiros de las escopetas a los turistas y visitantes del Parque Nacional del Teide la ocasionan los tiros de los rifles de caza mayor que si está permitidos actualmente, así que busque otra excusa para eso porque esa no es válida.
En segundo lugar, si usted dice que se ven tantos excrementos de conejos recientes en Cañada Blanca ¿Por qué no le saco fotos? Le invito a que saque fotos de lo que para usted son una gran cantidad de excrementos. Y le recuerdo que los excrementos blancos son los que están secos, lo que significa que son de hace bastante tiempo.
Y en tercer lugar, eso de que la caza es una afición de algunos que pagamos todos, es otra gran mentira como tantas que ha dicho y no se lo voy a permitir. Le voy a hacer una pequeña aproximacion de lo que paga un cazador paga un año.
- un seguro (30€ el mas barato)
- una licencia de perro (11€), hurón (44€) y escopeta (11€) la total las 3 cosas 66€.
- caza controlada (80€ aproximadamente)
- vacuna de la rabia (20€ cada perro)
- sacar la tarjeta del control del conejo, es gratis, pero tienes que gastar gasolina en ir hasta la orotava para sacarla o renovarla cada 5 años.
Todo esto hace un total de 196€ anuales que tiene que desembolsar un cazador para cazar 24 días al año (3 meses (agosto, septiembre y octubre) por dos días a la semana (jueves y domingos)). Y a esos 196€ hay que sumarle, lo que cuesta sacar la licencia de caza y la licencia de armas (con sus exámenes), certificados medicos tanto para sacarlos, como para renovarlos, tasas, y un largo etc. Si crías un cachorros vacunas y microchip, si se te enferma un perro pagar un veterinario (que te salen saladitos) y todo esto como ya dije para disfrutar 24 días al año ¿y todavía usted tiene los huevos de decirme que la caza es una afición de algunos que pagamos todos?. Cuando un atleta sale a correr al monte y no se le exige ni un seguro, a los ciclistas se les permite ir en paralelo por la carretera, obstruyendo el trafico y no pagan un duro y todos ello salen a entrenar cuando les da la gana, no se les marcan unos días, ni unos horarios. Y nosotros cuanto mas pagamos menos derecho tenemos, yo creo que ya esta bien de que se vacilen de nosotros y encima vengas tu a decirme que me estas pagando a mí, mi afición. Venga ya, anda. creo que antes de soltar lo primero que se te viene a la mente deberías pensar un poquito e informarte.
Y por último decirte que por lo que se ve en tu perfil y en las cosas y "observaciones" que has subido se ve que estas bastante en contra de la caza, con el tema de la erradicación de conejos en Porto Santo (creo que era) y demás artículos que he visto en tu perfil. La verdad que no se que te han hecho ni los cazadores, ni los conejos para que quieras erradicarlos.
Saludos, y a reflexionar.

Marcos Salas Pascual dijo...

Hola Anónimo. Para no alargar mucho la discusión, como usted comenta, contestaré sólo a las cuestines nuevas que aporta en su último comentario.
a) Tiros de caza mayor y tiros de caza menor: ¿Cuántos tiros pueden hacer en una jornada una cuadrilla de caza mayor? ¿y cuántos hace una cuadrilla de caza menor en una jornada? En las dos jornadas de control del muflón en las que permanecí en Las Cañadas, por la zona de 7 Cañadas, no oí ni uno. Yo no, pero mi padre si fue cazador de conejos, y le acompañé muchos días, y en una mañana podía pegar cinco o seis descargas de la escopeta (una repetidora, como sabrá de tres tiros por descarga). Cosa que repiten los cazadores en sus batidas habituales por las islas.
b) Fotos de excrementos, ya puse dos imágenes de letrinas en la entrada, pero saqué más, y todas con excrementos frescos. Los conozco, un año me pasé deshaciendo excrementos de conejo para comprobar que extendían el aromero, Acacia farnesiana, por la isla de Gran Canaria. Dese una vuelta por el sendero 19, el que va del Parador hasta el teleférico y los verá. No es difícil.
c)La caza la pagamos todos. Efectivamente ustedes se pagan sus licencias, faltaría más, pero los Cabildos, que pagamos todos con nuestros impuestos, favorecen la caza soltando conejos y perdices que crían esn sus granjas, pagamos los daños ambientales que producen los animales sobre las reforestaciones, los agricultores pagan de su dinero o con sus seguros el daño que realizan sobre sus cosechas, los cabildos y el gobierno autónomo, es decir, todos nosotros, pagamos los protectores que necesitan tener cualquier planta que se plante en el monte para qu no se la coman los conejos y las cabras, pagamos el precio incalculable de la extinción de algunas especies y poblaciones, pagamos las repoblaciones fallidas por culpa de estos animales, perdemos el derecho de caminar con tranquilidad por el monte los días de caza, y todo eso para que algunos lleven a cabo una afición. ¿No cree que nos deben algo al resto de habitantes de las Islas? ¿Al menos que no haya conejos en un Parque Nacional?
Hay otros colectivos que también deberían tener cuidado con los caminos, carreteras, etc., y las federaciones deberían contrinuir a la restauración de senderos y caminos rurales, pero eso es otro tema. Y yo me informo y no hablo sin pensar. No es la primera discusión que tengo con cazadores, como podrá imaginar.
Y no estoy en contra de la caza, tengo amigos que caza, familiares que cazan, y no me parece mal ese deporte, pero hay que regularlo mejor, para posibilitar que se mantenga y que no se produzca un choque de intereses como el actual. Los intereses de algunos colectivos de cazadores, con el interés general de toda la humanidad, porque la preservación de la naturaleza es una labor que hacemos para todo el Planeta.
Y la gente puede tener perros y no dedicarse a la caza.
Bueno, usted ha expuesto sus ideas y yo las mías, yo al menos le respeto, y me gustaría que pensara en la mejor forma de preservar la caza a largo plazo, ya que si siguen intentando hacer valer sus derechos por encima de los de los demás terminarán por no poder cazar, y no seré yo quien se lo prohiba, que soy muy poquita cosa, casi nada, sino la gente, que como habrá visto se está radicalizando en contra de la caza.
Los políticos hoy pueden estar con ustedes, algunos, pero si se vira el viento y los animalistas (con los que no simpatizo en absoluto) dan más votos ya sabe con quién irían los políticos.
Un saludo y de nuevo gracias por participar en el blog.

Anónimo dijo...

Yo no soy biologo y mis estudios son pocos pero las cañdas las conozco bien.este señor q dice que hay una plaga de conejos q causan un daño terrible a la flora de las cañadas me gustaria q me explicara como es posible hace cincuenta años donde hoy hay un conejo habian cien y creame q no exajero ¿Por que lucian tan exuverantes las retamas escobones y demas plantas? Si el causante de los males son los conejos. Un ignorante como yo se lo va ha decir, las etiquetas q le han puesto a las cañadas solo han veneficiado a negocios y funcionarios q viven de escandolo pero a la flora y fauna la han eliminado. Junto con las medallas llegaron las subvenciones y con estas las normas absurdas y prohiviciones, prohivido pastorear sacar el cisco, etc. Ect. Esa es la enfermedad de las cañadas y no otras,se habra dafo cuenta q digo las cañadas no parque nacional por q como usted menciono se quita lo de parque nacional y problema resuelto, hay ojal a las cañadas no le hacen falta etiquetas el turismo lo visitaria igual por q es inigualable. Las etiquetas las necesitan los vividores q viven de lujo a costa de ellas

Marcos Salas Pascual dijo...

HOla Anónimo, y gracias por participar en el blog. No pongo en duda sus recuerdos. Es posible que hace 50 años hubiese más conejos, pero que las retamas y escobones estubiesen mejor sí. En descripciones y estudios que realizaron visitantes y locales a mediados de los años 50 hasta los 70 (Ceballos y Ortuño, Sventenius, etc.) se hablaba del paisaje de Las Cañadas como mucho más pobre en vehetación de lo que es ahora. Antes de la decaración del Parque Nacional, en Las Cañadas habrían miles de cabras pastando, y algunas guaniles. Ahora ya no hay cabras, y los conejos se centran en algunas zonas, las más próximas a lugares concurridos por las personas. Ya no se caza con la intensidad que se cazaba antes. La declaración de Las Cañadas como Parque Nacional ha beneficiado mucho a toda la Isla, ya que es un reclamo internacional, ha aportado mucho dinero, no sólo en estudios, sino en arreglo de miradores, carreteras, señalizaciones, etc., que han hecho que hoy Las Cañadas sea el Parque Nacional más visitado del Estado, y ese dinero si no lo hubiese aportado el Estado hubiese tenido que gastárselo el Cabildo o el Municipio de La Orotava, al que pertenece la mayor parte del Parque. Que yo sepa muy poca gente quiere que se quite la declaración de Parque Naciona, de hecho el gobierno canario y el cabildo son ahora los gestores del Parque. Los problemas de la flora y fauna del parque, hoy son menores que los que habia antes de la proclamación del parque, pero todavía hay problemas que resolver, y uno es el exceso de conejos en grandes zonas de Las Cañadas. Otro son los muflones, otro es la masificación de personas, otro el teleférico, y así hasta tener el mejor Parque Nacional que podamos tener.
Un saludo y gracias por su participación

Anónimo dijo...

Hola marcos salas pascual.yo creo que te equivocas.es verdad que la flora canaria se desarrolló sin mamíferos que se la comieran pero también es cierto que han vivido por lo menos dos mil años en un regimen d pastoreo intensivo.desde que están pobladas las islas.y que en documentos del cabildo subían alrededor de doce mil cabras a la cumbre en los años cuarenta durante al menos cinco meses.aparte del ganado guanil.ya humboldt en su libro semana en Tenerife en 1799 cuenta como que las únicas personas que encontró subiendo al teide fueron cazadores de cabras salvajes que eran consideradas como un manjar por las gentes de la zona o sea que sólo cuatro cabras no eran.y sólo con mirar cualquier foto antigua del teide y comparar la flora ya se ve que lo que buscas es seguir trabajando en el estudio de la caca de conejo y no doblar mucho el lomo

Anónimo dijo...

Hola gracias y interesante blog, para gene q sobretodo estamos mucho por las cañadas,ayudando no se como cob la caza, cuando vamos todo el año y se ve rastro y conejos y justamente cuando se abre la veda, los conejos pasan a ser cueros secos... Muertos sin explicación... Tantos años comiendo estos animales en el parque y ahora son un problema... Lo que no interesa es tener algo valioso sin cobrar y lo quieren hacer como Doñana pagar por todo, asi es mejor noo, recaudar dinero hasta por ir a cazar al parque, encima se han quitado mediante vallas donde se podian aparcar los coches, para que?? Porq??? Es como si vas a la playa y no puedes aparcar, te tienes que marchar a otro lado noo eso es lo q buscan...una forma un tanto rara de atraer turistas y de ayudarse. Un saludo

Anónimo dijo...

Esa es su opinion. Pero de Teori e historia escrita que no es lo mismo que vivida sabe mas que yo. Pero como dice el refran vale mas una imagen q mil palabras. No soy cazador de muflones mas bien me molestan para cazar conejos,tampoco tengo nada contra los q los cazan para acabar pronto le invito a que un sabado o domingo ponga fecha y hora y le acompaño haber un sitio donde se vea el daño de los conejos y de los muflones, le acpaño con gusto. Y para su informacion en las cañadas se caza a los conejos desde el borde de la carretera hasta casi el pico del Teide y con mas presion q en ninguna otra zona de la isla porque no se cumplen las normas, y como lo q se quiere es acabar con los conejos, perdon me equivoque cambiemos conejos por cazadores, nadie dice nada es decir todo vale. Gracias por emplear su tiempo en contestarme, aunque no creo q nos pongamos deacuerdo lo dicho ponga el dia, gracias.

Marcos Salas Pascual dijo...

Como todo el mundo firma como anónimo, intentaré contestar a los tres comentarios anteriores como anónimo 1, 2 y 3.
Hola Anónimo 1. Hola y gracias por su participación. Muy cierto lo de las cabras, pero dos mil, e incluso tres mil años no son sificientes para que una especie evolucione. Las plantas de hace tres mil o cinco mil años, son las mismas que ahora. Las Cañadas ha pasado de un ecosistema afectado por miles de cabras y por la recogida de leña, a uno estructurado por el conejo. En realidad no sabemos cómo sería Las Cañadas sin estas alteraciones.Igual la retama no tiene tanta importancia, o se convierte en un escobonal, o en otra cosa. Creo que debemos intentar conocer cuál es el ecosistema natural de Las Cañadas sin alteraciones. Y debe saber que yo no vivo de esto. Tengo un trabajo fijo que nada tiene que ver ni con los conejos, ni con el medio ambiente. Todos los trabajos que he realizado han sido por el interés de conocer, de entender. No todo el mundo se mueve por interés, al contrario.

Hola Anónimo 2. Gracias por sus comentarios sobre el blog. NO creo que se busque ingresar más dinero. Además, si alguien quiere hacer uso de un recurso de todos es lógico que pague para compensar el daño que puede causar. Igual que pagan los cazadores, deberían pagar ciclistas, corredores, senderistas, y si no ellos, sus federaciones. Esas actividades necesitan una gestión que hacen los organismos públicos, y esa gestón ocasiona gastos que no tenemos que pagar entre todos. El Parque no es una playa, por lo que no podemos aparcar donde se quiera y hacer lo que se quiera. Su prioridad es la conservación, y el resto de actividades deben realizarse teniendo eso encuenta.

Hola Anónimo 3. Gracias por sus comentarios y sobre todo por el tono. POdmeos discrepar pero no es necesario insultar. Desgraciadamente ahora no resido en Tenerife, si fuera así estaría encantado de acompañarle en una jornada de caza, ya le digo que no estoy en contra de la caza, estoy a favor de regularla para que sea una herramienta de gestión para conseguir un objetivo que es la conservación de la naturaleza. Que se pueda cazar no significa que se cace. Nunca he visto cazadores en Cañada Blanca, o en Montaña Mostaza, o en el Pico,o en Boca Tauce. Hay lugares que por estar cerca de carreteras y lugares donde hay gente no se suele cazar. Y desde hace años no está permitida la caza con escopeta. Es en estas zonas donde se acumulan los conejos. En Gran Canaria, no hay conejos en los cotos, y en los alrededores de las ciudades hay tantos que se comen hasta los sembrados. Gracias por su participación y le cojo la palabra, y si no es para salir al campo será para charlar un poco de estas cosas en este foro. Un saludo.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad