miércoles, 13 de febrero de 2013

Macrohomotoma gladiata, nueva plaga de Ficus microcarpa encontrada en Tenerife: la culpa de todo la tiene el cambio climático

Hace ya algunos años que los incombustibles Def-Con-Dos sacaron esa emblemática canción que utilizaba una frase ya conocida: "La culpa de todo la tiene Yoko Ono". Hoy podríamos reeditar la misma idea cambiando Yoko Ono por Cambio Climático. Si se extinguen las especies o éstas varían sus poblaciones, no es por el daño que causamos a la naturaleza, no, es por el cambio climático. Si aumenta el número de plagas y de invasiones biológicas, no es por el descontrol fitosanitario o el enorme comercio de plantas ornamentales que se realiza en zonas turísticas, no, que va, es por culpa del cambio climático.
Algo de esto se extrae del titular y del texto de la noticia que aparece hoy en la prensa local de Tenerife (http://www.laopinion.es/tenerife/2013/02/13/escasez-lluvias-aumenta-aparicion-plagas-parques/459435.html).
Resulta que ha aparecido en Tenerife una nueva especie perjudicial para los cultivos ornamentales, Macrohomotoma gladiata, una chinche procedente de Asia y que ya está dando problemas en el levante peninsular (Alicante, Murcia, etc.). Ataca al laurel de indias, nombre que se le da en Canarias a Ficus microcarpa, por otra parte especie introducida y asilvestrada en ambientes urbanos y jardines de las Islas.
Pero volviendo a la noticia local, la idea principal es: la falta de lluvia aumenta la aparición de plagas, las plagas que antes no alcanzaban determinadas zonas hora lo hacen y se explica por el calentamiento global. Hace meses que la plaga se localizó en el sur de Tenerife, y ahora ya alcanza la capital y la ciudad de La Laguna. No tardará mucho en aparecer por otras islas. Y no creo que el cambio climático tenga la culpa de esto.
A pesar de que la plaga es muy conocida en todo el mundo y desde hace al menos un año se tienen datos de su comportamiento en la Península, en el artículo se insiste en que no se sabe cómo tratarla.
Curiosamente el recorrido de esta plaga sigue el de otra que también se cita en el artículo periodístico, el picudo rojo: primero el levante peninsular y luego Canarias, ¿será cosa también del cambio climático o será más bien del tráfico de plantas ornamentales sin control?
A propósito, en el artículo se cita varias veces la preocupación por el efecto del picudo rojo sobre las palmeras de estos parques urbanos. Que se sepa, el picudo rojo, aunque se detectó en el sur de Tenerife, se considera inexistente en Tenerife. ¿A cambiado su situación en esta isla?

Imágenes de Macrohomotoma gladiata y del efecto que produce en Ficus microcarpa (tomado de http://www.eppo.int/QUARANTINE/special_topics/macrohomotoma_gladiata_ES/macrohomotoma_gladiata.htm)

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad