martes, 21 de junio de 2011

El efecto de las carreteras en las invasiones biológicas. A propósito de las Carreteras Sostenibles

Estamos en plena campaña publicitaria sobre el concepto "Movilidad Sostenible" y también de las denominadas "Carreteras sostenibles". Anuncios en televisión y en prensa nos hablan de las maravillas de las carreteras surcando los bosques y las montañas. Pero la realidad, como casi siempre, es otra. Resulta que la proliferación de pistas y carreteras es uno de los mayores problemas con que se enfrenta la conservación y restauración del medio natural canario. En lo que afecta a las especies exóticas invasoras, hay muchos trabajos que demuestran el decisivo efecto que tienen las carreteras como facilitadoras de la propagación de este tipo de especies. (ver algunos de ellos en nuestra biblioteca) Ya sea por la vía física que elimina barreras naturales, ya sea por los derrubios y escombreras que produce su construcción, la acumulación de agua en sus bordes, etc., muchas especies vegetales utilizan las carreteras para adentrarse en zonas donde no podían haber llegado sin éstas. La prueba más evidente es la localización de especies invasoras como Pennisetum setaceum o Diocalandra frumenti, que siguen estas carreteras, unas veces favorecidas por la propia pista y otras por las palmeras que se plantan como "embellecimiento" de las mismas (comprobar en la imagen que acompaña a la entrada y en http://invasionesbiologicas.blogspot.com/2010/03/diocalandra-frumenti-el-otro-picudo-de.html).Distribución de Pennisetum setaceum en la isla de Gran Canaria. Su distribución coincide con las principales carreteras de la isla (Imagen tomada de http://www.gobiernodecanarias.org/cmayot/medioambiente/centrodocumentacion/publicaciones/revista/1998/8/6/, gracias Carlos)
Carretera de La Aldea a Acusa. Sus bordes están ocupados por densas formaciones de Pennisetum setaceum.

Basta con comprobar la densidad de la red de carreteras y pistas que existe en el norte de Gran Canaria (ver la imagen adjunta sacada de IDECanarias y google hearth), para entender que es éste uno de los problemas que impiden la recuperación del monte verde en esta isla. La zona antes ocupada por el bosque de Doramas (Zumacal, Firgas, Fontanales, Palmital) es la que aparece en la imagen, con una densidad de carreteras verdaderamente muy elevada.

Red de carreteras del norte grancanario. Apenas cabe un bosque entre tanta pista y carretera.

Parece que el embellecimiento de carreteras se llama ahora "carreteras sostenibles". Lo próximo podrá ser hablar de poner urbanizaciones sostenibles en espacios naturales o que el humo de las centrales eléctricas sea verde. Las únicas carreteras que no afectan al medio ambiente son las que no se hacen. ¿Es necesaria esta publicidad en un momento de crisis como el actual?Fotograma del spot publicitario emitido en televisión. La flecha señala lo que muy posiblemente sea Pennisetum setaceum. Esta carretera, de Ayacata a Mogán, es la puerta de entrada del rabo de gato al pinar de Inagua, Ojeda y Pajonales, uno de los principales espacios naturales de la isla.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad