sábado, 13 de junio de 2015

Invasiones allí, traslocaciones aquí. No hay mucha diferencia.

Muchas veces nos empeñamos en ponerle nombre a todo, intentando ver diferencias donde no las hay. Eso ocurre con las plantas canarias que son introducidas en otros lugares y que llegan a ser invasoras en territorios alejados del Archipiélago. El tema ha tomado actualidad tras la conferencia del pasado 8 de junio del ex-director del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, Lázaro Sánchez Pinto, titulada "Plantas canarias invasoras en entornos urbanos del mundo" y que sirvió para inaugurar el curso "Detectives de la Naturaleza" (ver http://www.museosdetenerife.org/museos-de-tenerife/editorial/487#.VXyBNvBEwXg), y que ha tenido repercusión en la prensa local (ver http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=378501).
En la conferencia se habla de varias especies canarias que se cultivan como ornamentales en todo el Mundo: la magarza de costa Argyranthemum frutescens, los taginastes Echium simplex, Echium wildpretii, los verodes o bejeques del género Aeonium, los tagasastes (Chamaecytisus proliferus ssp. proliferus var. palmensis), la siempreviva Limonium arborescens y la propia palmera canaria, Phoenix canariensis. Pero estas plantas también se comportan como agresivas en las Islas, donde también se utilizan como ornamentales. Lo que ocurre es que en las islas se califican como plantas traslocadas, y no como introducidas. Pero, por ejemplo, en Gran Canaria es posible encontrar Echium wildpretii en la cumbre de la isla, tagasastes en todo el norte de la isla, introducido como forrajero, bejeques de otras islas, como Aeonium haworthii de Tenerife, asilvestrados en Firgas, y en varios sitios podemos ver ejemplares de Limonium arborescens asilvestrados en lugares tan distintos como Bandama, Jinámar o Amadores. También muchas palmeras canarias utilizadas en jardinería pueden proceder de poblaciones de otras islas. Un trabajo reciente ha demostrado las diferencias genéticas entre las poblaciones de palmeras canarias de las diferentes islas (confirmar en "Patterns of genetic diversity in Phoenix canariensis, a widespread oceanic palm (species) endemic from the Canarian archipelago", de Isabel Saro, Miguel A. González-Pérez & Carlos García-Verdugo & Pedro A. Sosa, de la ULPGC y del Jardín Botánico Viera y Clavijo de Las Palmas de Gran Canaria, publicado en Tree Genetics & Genomes  01/2015; 11(1):815. DOI: 10.1007/s11295-014-0815-0), por lo que debería controlarse el uso de semillas procedentes de otras islas en la plantación de esta especie.
A este problema de las especies traslocadas en Canarias ya se han dedicado varias entradas en este blog. (confirmar en http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/search/label/traslocaciones).
Pueden llamarlas introducidas o traslocadas, pero el problema es el mismo, o incluso mayor. No olvidemos el problema de las hibridaciones.

 Limonium arborescens en Bandama

 Limonium cf. arborescens en Amadores

2 comentarios :

Pedro García dijo...

O el Faro (Gonospermum canariensis), que ya tiene una buena población en los Chorros de Firgas.

MSP dijo...

Efectivamente, y es una población que crece poco a poco. Ya le dedicamos una entrada en el blog http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/search/label/Gonospermum%20canariense
Saludos y gracias por tus comentarios.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad