sábado, 15 de noviembre de 2014

Un nuevo enfoque para un viejo problema: la introducción de nuevas plantas forrajeras que se asilvestran y crean serios problemas ambientales.

Don A. Driscoll es un científico australiano que aparece como primer firmante del trabajo New pasture plants intensify invasive species risk, publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences USA. En su página web tienen acceso a este trabajo y a muchos más del autor: http://dondriscoll.wordpress.com/. En este interesante trabajo los autores nos muestran los riesgos que ocasionan la introducción de nuevas especies o variedades de plantas forrajeras. Entre estos problemas se incluyen tanto ambientales como sociales o económicos. En todo el mundo, y también en Canarias, conocemos el efecto que ha producido la introducción de especies de este tipo en los ecosistemas naturales o seminaturales. Especies hoy consideradas invasoras como Cynodon dactylon, Kikoyuochloa clandestina, Paspalum distichum y sobre todo las de género Pennisetum, Pennisetum setaceum, P. purpureum y P. villosum, son consideradas en buena parte del globo como formadoras de pastos económicamente provechosos. Pero fuera de las Islas, en territorios de gran importancia ganadera como Australia, Nueva Zelanda o Estados Unidos el mayor problema es la generación de variedades de especies pascícolas que terminan invadiendo espacios naturales. Estos pastos, mejorados genéticamente, serán en poco tiempo un grave problema para los estados que tendrán que gastar grandes sumas de dinero en su control o erradicación.
El mismo autor ha elaborado un vídeo en el que gráficamente explica su postura sobre este problema. En definitiva se trata de que los gobiernos lleve a cabo cuatro pasos sencillos:
1º Elaboración de una lista de especies prohibidas (de eso sabemos mucho por aquí)
2º Asesoramiento sobre el riesgo de las plantas que actúan como plagas
3º Rápida detección y control
4º La industria paga.
Esta última es la más interesante. Hacer responsables a los que producen y distribuyen las nuevas variedades de los daños que éstas puedan ocasionar sobre el medio, hará que estas industrian produzcan variedades de menos riesgo de proliferación, con lo que el medio y el estado saldrán ganando. Una buena propuesta.
Primera página del trabajo mencionado.


Vídeo didáctico y clarificador donde se explica la propuesta de los autores del trabajo anterior.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad