jueves, 6 de junio de 2013

Interacciones entre especies invasoras: un gorgojo (Stenopelmus rufinasus) se alimenta de un helecho acuático invasor (Azolla filiculoides)

Las interacciones entre especies invasoras no representan una novedad. Ya se ha hablado en este blog de las relaciones que se establecen entre conejos y acacias (http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/search/label/Acacia%20farnesiana), o entre trebolinas (Oxalis pes-caprae) y conejos (http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/search/label/Oxalis%20pes-caprae) . Este mes, la revista Quercus publica un artículo sobre la posibilidad de realizar un control biológico sobre una de las especies vegetales más invasoras de los ecosistemas acuáticos, el pequeño helecho americano Azolla filiculoides, mediante la acción de un pequeño gorgojo (Stenopelmus rufinasus), que se alimenta de esta planta y que convive con ella en su lugar de origen. Las experiencias del uso del insecto para controlar las poblaciones del helecho se han realizado en zonas húmedas de la Comunidad Valenciana, y también en otras partes del Mundo, como Sudáfrica, Irlanda, Gran Bretaña y Australia (http://www.quercus.es/noticia/5350/Nacional/Un-gorgojo-logra-detener-a--un-helecho-acuatico-invasor-.html).
En Canarias Azolla filiculoides está presente, hasta ahora, en Tenerife y Gran Canaria, y en ambas islas se considera una especie introducida e invasora. También se incluye en listas de especies invasoras nacionales e internacionales (http://www.interreg-bionatura.com/especies/pdf/Azolla%20filiculoides.pdf). En cuanto al gorgojo, se encontró por primera vez en territorio peninsular en 2002 (http://digital.csic.es/bitstream/10261/23701/1/13.pdf), y en Canarias, se ha encontrado sólo en Gran Canaria, y su primera cita se produjo en 2007 (http://nhm.openrepository.com/nhm/handle/10141/63270). En ambos lugares el insecto no se introdujo voluntariamente, sino que, al igual que el helecho llegó con el comercio de plantas ornamentales y de acuario. Desconocemos cuál es su grado de penetración en las Islas y si en Gran Canaria contribuye también al control de Azolla filiculoides. Parece que este insecto está íntimamente ligado a la presencia del helecho, del que se alimentan las larvas y los adultos, por lo que no se ha descrito ninguna acción nociva sobre la flora o fauna autóctona.
Sin duda las interacciones entre especies exóticas es un campo de estudio muy interesante y de gran importancia para conocer cómo se propagan estas especies y cómo controlarlas. Seguiremos de cerca el tema.

Azolla filiculoides, un pequeño helecho acuático americano considerado de gran poder invasor en todo el Planeta. Está presente en Tenerife y Gran Canaria.


Stenopelmus rufinasus, gorgojo exótico utilizado para el control biológico de Azolla filiculoides, encontrado hasta el momento sólo en Gran Canaria (imagen tomada de http://www.spiderwebsc.com/beetles/snout_and_bark_beetles/sbb35.html)

2 comentarios :

AdayBicho dijo...

Pues el helecho este hay en el barranco de los Tilos de Moya...

MSP dijo...

Hola Aday:
gracias por la información y el comentario. Azolla filiculoides está, al menos, por todo el norte de Gran Canaria. Al gorgojo no lo he visto todavía.
Saludos

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad