lunes, 15 de febrero de 2010

Oxalis pes-caprae. Singularidades de una invasora muy singular.

Desde las primeras lluvias de otoño hasta que se inicie la primavera muchos de nuestros campos y montes más húmedos se cubren de trebolinas o trevinas, nombres comunes de Oxalis pes-caprae en Canarias. Por lo general, las plantas herbáceas no se suelen considerar invasoras peligrosas, pero el caso de O. pes-caprae es sin duda muy singular. Se trata de una planta que se reproduce por unos bulbillos que genera en sus raices. Aunque puede producir semillas, no se conoce su reproducción sexual fuera de su lugar de origen, Sudáfrica. Cada ejemplar produce decenas de bulbillos cada año. Existen dos formas de Oxalis pes-caprae, la típica, y una forma en que los estambres se han transformado en pétalos, de aspecto más rojizo y levemente más pequeña (ver las fotos que acompañan a esta entrada). Resiste la baja luminosidad, por lo que puede crecer en el sotobosque de muchas formaciones vegetales seminaturales, sobre todo del acebuchal húmedo y del monte verde. En estas condiciones crea un manto verde bajo los árboles y su periferia que sin duda debe alterar a la luminosidad, temperatura y cantidad de materia orgánica del suelo. ¿Cómo afectan estos cambios de condiciones a la vegetación autóctona y a su regeneración? En eso estamos.




Formas asexuales con numerosos pétalos de Oxalis pes-caprae












Suelo de un acebuchal (bosquete de Olea cerasiformis) cubierto de Oxalis pes-caprae en Bandama (Gran Canaria)













Bosque de laurisilva en Barranco de las Ánimas (Valleseco, Gran Canaria), cubierto de Oxalis pes-caprae.














Primeras mediciones del manto de Oxalis en Bandama. Bajo acebuchal, el manto de trebolinas alcanza los 18 cm de altura.

2 comentarios :

Fernando J. Feliu dijo...

La verdad es que desconozco el mal que puede alcanzar esta especie, pero en la Comunidad Valenciana, es una de las invasoras más extendidas en los campos de cítricos. Sí que tengo conocimiento de que hay agricultores que no les importa la presencia en el cultivo, incluso la llegan a extender intencionadamente en el caso en que decidan tener cubierta vegetal para el cultivo en lugar de suelo con tierra desnuda y aplicar herbicidas.

Un saludo

MSP dijo...

Hola Farnando.
Por aquí estamos igual. Gran parte de los botánicos piensan que las plantas exóticas herbáceas no afectan gravemente al sistema, pero, dejando de lado los campos de cultivo y bordes de carreteras o pistas, las trebolinas ("agrets" o "agritos" en Alicante), ocupan comunidades aparentemente seminaturales, y nos parece interesante conocer qué efectos producen en éstas, sin pensar en una erradicación, que en principio se presenta imposible. En lugares concretos y aislados, como fue en Menorca, podría pensarse en su control.
Gracias por su participación en el blog y un saludo.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad