martes, 5 de abril de 2011

Una avispa parásita introducida pone en peligro las poblaciones de una mariposa endémica, la capuchina (Pieris cheiranthi)

Al parecer hay muchas probabilidades de que el declive de las poblaciones de la mariposa endémica Pieris cheiranthi se deban a la acción de una avispa que la parasita, Cotesia glomerata. Así lo señala la prensa local (http://www.canarias7.com/articulo.cfm?id=208369) y así fue publicado en 2008 (Aurel I. Lozan, Michael T. Monaghan, Karel Spitzer, Josef Jaroš, Martina Žurovcová and Václav Brož (2008) DNA-based confirmation that the parasitic wasp Cotesia glomerata (Braconidae, Hymenoptera) is a new threat to endemic butterflies of the Canary Islands, Conservation Genetics 9(6): 1431-1437, DOI: 10.1007/s10592-007-9470-4)
La mariposa diurna amenazada se encontraba distribuida por Tenerife, La Palma y Gran Canaria, aunque de estas dos últimas islas parace que está a punto de desaparecer. En Tenerife también ha visto disminuir gravemente sus poblaciones. En el trabajo científico señalado anteriormente se dice que las mariposas se resguardan en el interior del bosque de laurisilva, ya que éste actúa de barrera protectora frente a la penetración del parásito.
La avispa causante de este daño ecológico se ha empleado en lucha ecológica frente a diferentes plagas agrícolas, y así ha sido introducida por todo el Mundo, incluidas las Islas Canarias.
Es una muestra más de cómo la introducción de una especie, aunque sea con fines aparentemente ecológicos, puede desencadenar la extinción de una especie local. En la lucha biológica debería limitarse la búsqueda de predadores naturales a la fauna local, ya que es muy difícil suponer que la introducción de un elemento foráneo no tenga repercusión, a medio y largo plazo, en el medio natural.
Esperemos que se encuentre solución para este problema antes de que desaparezca la capuchina. Un solución lógica y definitiva sería la formación de nuevas manchas de laurisilva donde se protegiesen los ejemplares que aún quedan en las Islas. Como siempre, reforzando las propias "defensas del sistema", los elementos del mismo salen ampliamente beneficiados.
Conservar el medio para conservar las especies, parece que no hay otro camino.Mariposa del género Pieris, probablemente Pieris rapae, mariposa de la col o blanquilla de la col, para la cual se utiliza Cotesia glomerata como control biológico.

2 comentarios :

ManuelN dijo...

Pues sí, puede ser otro triste caso de extinción por introducción de especies. Ante esta situación -y para todos los interesados en colaborar- la Sociedad Entomológica Canaria Melansis ha presentado un proyecto para impulsar la conservación de esta especie de mariposa.

http://bancacivica.cajacanarias.es/buscador-de-proyectos.aspx?origen=entidad&txt=mariposas

Saludos y gracias

MSP dijo...

Hola ManuelN:
Gracias por la información. Cooperaremos en lo posible. felicidades desde aquí a la Sociedad Entomológica Canaria Melansis por la iniciativa.
Un saludo

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad